Editorial Octubre 19, 2014

Argentina a tiempos violentos

Fútbol, política y Religión; Sociedad y Estado. La República Argentina comienza a vivir tiempos violentos, con una tasa que se eleva más allá de la cotidianeidad de los narco crímenes, homicidios y riñas populares.

Las hinchadas de fútbol, las agrupaciones sindicales y los partidos políticos trafican violencia que se incorpora en la sociedad limitada de los que sin deseos de involucrarse terminan por adoptar un rol protagónico.

Gran parte del violento porno show se transmite vía radio, tv, diario e internet. Los grupos religiosos llegan al fin, a veces, justificando los medios. “Basta con que vuele una sola piedra para que detrás sean cuarenta millones más”.

La República Argentina entrará en una enorme discusión que hasta ahora no fue presentada como es debido. La democracia es un concepto teórico para todos los nacidos a partir de 1983, que conforman en la actualidad la generación con mayor grado de responsabilidad civil.

La Conferencia Episcopal Argentina advirtió que la Argentina está “enferma de violencia” y aseguró que “los hechos delictivos no solamente han aumentado en cantidad sino también en agresividad”.

El Gobierno Nacional le contestó a la Iglesia argumentando que cuando se habla “de una Argentina violenta, quieren reeditar viejos enfrentamientos” vividos en el país. Sin embargo nadie reparo en lo importante.

Iglesia y Gobierno son una misma cosa siempre y cuando se entiende que ambas están bajo el pulgar de una sociedad que puede renunciar a ellos. ¿O acaso el partido político oficialista no perdió proporcionalmente la misma cantidad de adeptos que el culto religioso?

Pero la profundidad es oscuramente incalculable, sin tan sólo se contemplara que los actores de la sociedad no pueden quedar sin Dios y sin Amo. Épicamente, son ambos la garantía para que la Argentina no entre en una desenfrenada corrida de violencia como principio de crisis.

De la Redacción de diariocafayate.com