Sociedad Marzo 16, 2016

En Cafayate continuarán con el adoquinado

Cafayate reparación y construcción de calles

La secretaría de Obras Públicas continuará con el plan de obras de adoquinado de las calles de Cafayate, tras la finalización de la temporada de lluvias. El trazado se realizará sobre las vías que cuenten con cordón cuneta y que nunca hayan sido pavimentadas u hormigonadas.

Las partidas presupuestarias de 2016 aún no fueron asignadas por los gobiernos de la Nación y de la Provincia. Sin embargo, la conclusión de la etapa que se inició el año pasado, se efectivizará según el plan de obras que se había convenido.

Para la construcción de calles con adoquinado, cordón cuneta y refuerzo de hormigón, la administración del intendente Fernando Almeda, deberá afrontar un costo aproximado de $700 mil por cada hectómetro.

Las obras públicas en gran parte de la República Argentina se encuentran intervenidas, a raíz de las investigaciones que realiza el gobierno nacional, por presuntos delitos relacionados con el desvío y malversación de fondos públicos.

Cafayate goza de una buena gestión, avalada tras la última pericia de la Auditoría General de la Provincia, aunque no recibió las nuevas partidas para la continuidad de la segunda etapa de obras. Sin embargo, las tareas que lleva adelante el municipio, avanzan con presupuesto asignado.

La secretaría de Obras Públicas dispuso una máquina excavadora para adelantar los trabajos de nivelación y posterior construcción de calles en todas las vías de acceso que cuenten con cordón cuneta, en el barrio San Francisco.

La planificación se orienta a los nuevos barrios, ya que tras la apertura de caminos, luego de la edificación de viviendas y módulos habitacionales, las vías de circulación quedaron prácticamente intransitables para los automóviles y vehículos de mediano porte.

El desarrollo de adoquines de hormigón o pavimento articulado logra mayores beneficios para los ciclistas y motociclistas, aunque con el crecimiento del parque automotor en Cafayate, puede resultar menos rentable.

Es por eso que la secretaría de Obras Públicas planea tres nuevas fases para el período 2016-2019, con base en diferentes tipos de construcción para calles y caminos: adoquinado, hormigonado y pavimentado, según el flujo de tránsito y tipo de vehículos en circulación.

El agua y tránsito pesado son las principales causas de los baches, deformaciones y rajaduras. Estos accidentes topográficos son posibles en las calles de Cafayate, que luego de la temporada de lluvia se volvieron aún más visibles.

Un estudio reciente de la Universidad Nacional de Rosario demostró que, si un pavimento de más de quince años sufre diez días de lluvia, se produce un fenómeno en el  que el agua desaloja al asfalto y separa las piedras.

La edificación de los nuevos barrios ha comprometido a las empresas de servicios públicos a realizar obras que someten directamente a las calles adoquinadas, asfaltadas y pavimentadas y el continuo movimiento de tierra en los terrenos particulares se destaca como otro de los factores.

El diseño estructural de pavimentos, hormigonados y adoquinados, resulta complejo en Cafayate, debido al clima y la geografía. En el caso de los caminos son de tierra se agrega una aumento en los costos de operación.

De la Redacción de Diario Cafayate