fbpx

La adoquinera sigue abandonada, sin generar empleo, y el debate cooptado

adoquinera Cafayate

adoquinera Cafayate

¿Qué empresario estaría tan interesado en administrar una fábrica cuyo valor asciende a apenas 21 mil dólares? ¿Cuál sería el beneficio de pagar 150 mil pesos al mes por el alquiler de una bloquera y un zamping? ¿De cuanto sería la rentabilidad tras invertir 1 millón y medio de pesos en reparar una máquina?

¿Y de la contratación de 20 empleados cafayateños para operarla? ¿O de vender materiales con un 25% de descuento y de entregar a precio de costo elementos para la construcción de una capilla y un destacamento? ¿Cuándo se recuperaría la inversión en un plazo de 10 años con 1 de gracia?

Es indispensable que la sociedad y sus funcionarios respondan a estas preguntas, incluso sí las mismas contradicen su postura con respecto al alquiler de la fabrica de adoquines (que dicho sea de paso no es una empresa).

Pero, más importante aun, es que los cafayateños comprendan que no se estaba votando un proyecto de ordenanza, porque jamás se presentó, sino un dictamen de comisión. Pero la politiquería y un medio de comunicación pudieron más que la función.

La operación mediática fue un éxito porque logró desacreditar a los funcionarios y librarle el camino a la principal candidata que propone el medio de comunicación que divulgó la fakenews

Cabe destacar que el concejal René Condorí, presentó un dictamen respecto al «Contrato de Concesión de la Planta Adoquinera Municipal a favor del Sr. Julio Lávaque». Es decir, que expuso su iniciativa para ser sometida a la consideración del Concejo Deliberante.

Dicho de otra manera, Condorí le planteó a los otros concejales si pensaban que sería interesante tener en cuenta o no la oferta de alquiler del Sr. Lávaque y todos votaron con respecto a esa intención.

Sin embargo, lo que no se votó fue el alquiler de la adoquinera, porque eso sucedería, supuestamente, en una instancia posterior, ya que primero se decide si hay intención de tratar la oferta y luego si se acepta, modifica o rechaza la proposición.

Lo raro de todo esto, es que terminaron por vetarla. Y, peor aun, que comenzaron a capitalizar electoralmente la confusión que habían generado los errores que cometieron los funcionarios, la tropelía del medio de comunicación y el engaño a la opinión pública. La presión del cuarto poder, impidió el debate.

Un medio de comunicación le hizo creer a casi todos los cafayateños que lo que se estaba votando en el Concejo Deliberante era el proyecto para alquilar la adoquinera y en realidad se estaba decidiendo si se tenía en cuenta o no la oferta de un interesado

Dedicado al aprendiz del hechicero