fbpx

“¿Qué pasó con el millón de pesos para Cafayate?”

vecinos advierten faltante millonario de dinero para obras de aguas en cafayate

La causa por la falta de agua potable para los vecinos de La Banda de Arriba, movilizó a los cafayateños hasta el Poder Judicial y tras realizar investigaciones, que comenzaron con la recopilación de artículos periodísticos, y acciones voluntarias de saneamiento en la planta potabilizadora, se abrió un debate sobre sumas millonarias de dinero que no reconocen destino.

En una entrevista a una vecina, que denunció en el Juzgado de Cafayate a la Provincia de Salta, abrió el interrogante: “¿Qué pasó con el millón doscientos mil pesos para las obras?”. La pregunta surgió luego de que los vecinos ingresaran en la planta potabilizadora para sanearla y tras lograr el objetivo cuantificar los gastos que les permitió acceder al agua potable.

“¿Cuánto gastaron muchachos?”, preguntó la mujer al grupo de vecinos de su barrio. “10 mil pesos”, fue la respuesta de un joven. “Hicimos aportes de compra de insumos, tanques, soldamos pantallas; para poder optimizar la planta”, agregó uno de los vecinos voluntarios que venía de trabajar en la zona de aguas.

La vecina decidió interiorizarse sobre el monto real que podría haberse destinado para este tipo de trabajos y descubrió, a través de un informe emitido por la provincia, que el presupuesto asignado para la misma labor, que los vecinos habían logrado por $ 10.000, era de $ 1.240.319.44, certificado por la Secretaría de Obras Públicas.

En agosto de 2014, fecha que data el informe de Provincia, los vecinos de La Banda de Arriba recibían solo 2 horas de agua por día, la cual no era apta para consumo humano. Esta situación se prolongó hasta noviembre cuando se produjo el corte total. Desde entonces comenzaron, en el barrio, las enfermedades relacionadas con la falta de higiene y deshidratación.

Lo que le llamó la atención a la mujer, no fue solo el contraste entre el presupuesto asignado por Provincia y el costo de las labores de los vecinos, sino que las obras ni siquiera se terminaron. “No podemos andar pidiendo al Intendente y Gobernador de turno que respete nuestros derechos. Por eso llegamos hasta la Justicia”, explicó la vecina.

“Sea la obra que sea, que se tenga que hacer, queremos agua en nuestros domicilios”. Hasta el momento la única acción efectiva que se llevó adelante, es una medida cautelar por treinta días para garantizar el aprovisionamiento de agua con tanques cisterna a los vecinos de La Banda de Arriba. Además el viernes habrá una audiencia entre los ciudadanos y funcionarios del Gobierno.

La paciencia ganó otra vez

Los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos, dijo el filósofo alemán, Friedrich Nietzsche. Sin embargo, el espíritu bondadoso de los vecinos cafayateños jugó un rol ejemplar. Existió la idea de denunciar a los funcionarios por malversación de fondos y elevar la causa por la falta de acceso al agua potable a la Comisión de Derechos Humanos.

Pero los cafayateños rindieron un nuevo homenaje a la ética y moral pública. “No queremos que las cosas se salgan de curso; no estamos obligados a mirar para otro lado, tampoco. Pero creemos que éste último llamado de atención debe ser suficiente para que el gobierno municipal y provincial, accione las medidas correspondientes.

De la Redacción de Diario Cafayate