República Abril 13, 2017

Un abogado de Cafayate se expresó sobre el derecho a la protesta

Aguirre Astigueta Sebastián abogado constitucionalista Cafayate Salta

El abogado constitucionalista, Sebastián Aguirre Astigueta, explicó los aspectos del derecho a la protesta, lo que implica cuando necesariamente afecta a otras personas y el impacto que tiene sobre la sociedad y el gobierno.

El letrado anticipó que se trata de un tema complicado porque generalmente es de repercusión y que implica grandes movilizaciones de grupos sociales, que recurren a este derecho para expresarse, con el objeto de mostrar su disconformidad hacia alguna política pública.

“Generalmente este derecho viene de la libertad de expresión. Para hacerse sentir necesariamente tiene que afectar el derecho de otras personas”, argumentó el doctor Sebastián Aguirre Astigueta.

“El más clásico es el derecho constitucional a la huelga, que siempre tiene impacto sobre las relaciones de producción, provisión de servicios y actividades privadas o públicas. No obstante la Constitución lo reconoce y protege”, agregó el licenciado en derecho.

Aguirre Astigueta defendió los derechos de los empresarios del campo, durante el conflicto con el gobierno por las retenciones a las exportaciones, tras considerar legítimo el reclamo por medio del corte de rutas. Lo mismo sucedió en el caso de las mujeres y los docentes.

Asegura que el uso de los argumentos que están en el debate público, con respecto a si el gobierno debe permitir que las protestas afecten a terceros, deben razonarse comprendiendo que tienen por objeto causar ese efecto.

El jurista confió que existe una importante discusión en el tema del derecho preferido y que se debate sobre cuál puede tener preeminencia, cuando desde el no constitucional se ataca aquel que si lo es.

“El ejemplo más clásico es el derecho penal, cuando ante un corte de ruta, se arman causas, o ante la carpa docente, la contravención por la ocupación no autorizada del espacio público”, desarrolló el jurisconsulto.

“Se recurre a figuras que están por debajo del derecho constitucional y aparece el constitucional, que dice: ´veamos cual es el conflicto y tratemos de resolverlo como se resuelven los conflictos constitucionales´”, demostró.

El doctor Aguirre Astigueta explicó que el derecho constitucional ampara de modo alguno a que un grupo social trate de quebrar el orden institucional pero no la desestabilización o la caída de un gobierno.

“Nosotros tenemos un problema de un sistema rígido de gobierno en donde las crisis terminan con presidentes que caen, mientras que hay sistemas constitucionales más flexibles donde las crisis se resuelven en el congreso”, explicó el abogado constitucionalista.

“Por regla el derecho a la protesta no es absoluto y es el derecho que tiene o puede ser reglamentado. Es muy delicada la reglamentación porque puede alterar la esencia del derecho”, aseguró Aguirre Astigueta.

El letrado advirtió que la protesta tiene por objeto que los gobiernos tomen nota de las mismas, cuando la sociedad le reclama cambios en las políticas públicas, y que es entendible que se lleven a cabo en los principales lugares de poder.

Si un gobierno tiene por política reglamentaria alejar el conflicto del centro de atención, está alterando la esencia del derecho a la protesta y omitiendo que detrás de cada derecho hay un interés legítimo.

Los derechos constitucionales y casi la mayoría de los civiles y políticos son un freno para las decisiones que por ley toman las mayorías. Por eso, se declaran inconstitucionales leyes frente a la solitaria minoría”, finalizó Aguirre Astigueta.

De la Redacción de Diario Cafayate