Sociedad Noviembre 4, 2018

El alcohol es la sustancia de mayor consumo en chicos y chicas

Consumo de alcohol en adolescentes y niños

La legislación vigente de la República Argentina, prohíbe la venta de alcohol a menores de 18 años y la Organización Mundial de la Salud recomienda evitar el consumo de esa sustancia en menores, ya que aumenta el riesgo de provocar dependencia en la edad adulta.

Según datos aportados por la Sedronar (Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas), el 50 por ciento de los estudiantes menores de 14 años probó el alcohol y registra casos de inicio de consumo a partir de los 11.

Esta problemática afecta a chicos y chicas por igual. El consumo precoz daña la salud. Altera el desarrollo de células y áreas del cerebro, de forma irreversible.

El alcohol es la sustancia de mayor consumo en chicos y chicas de 13 a 17 años.

La mayoría de los adolescentes de 12 a 17 años manifiesta una frecuencia de consumo de una vez al mes o menos, sin embargo un 26  por ciento consumen de 2 a 4 veces por mes y un 16  por ciento de 2 a 3 veces por semana.

La mitad de los estudiantes que consumieron alcohol lo han hecho en forma riesgosa, es decir que su consumo les ha traído problemas consigo mismo o con el entorno.

Se comprobó que el alcohol es la sustancia más consumida entre los jóvenes escolarizados. El 70 por ciento de los estudiantes escolarizados han probado alguna vez en su vida. El 62 por ciento consumió durante el último año. El 50 por ciento lo hizo durante el último mes.

La edad del primer consumo disminuye a medida que las generaciones son más jóvenes.

El porcentaje de nuevos bebedores pasó de 9,7 por ciento en 2010 a 37,1 por ciento en 2017. En el caso de los varones esa tasa casi cuadriplica a la de 2010.

Entre los adolescentes de 12 a 17 años el consumo de alcohol tuvo el mayor aumento, de más de 13 puntos porcentuales entre 2010 y 2017.

La forma de consumo en exceso puede ser de riesgo por estar asociado a severas consecuencias físicas y emocionales que incluyen accidentes de tránsito, situaciones de violencia y sexo sin protección, entre las principales.

Se identificaron situaciones de exceso en determinadas ocasiones, especialmente durante los fines de semana: casi el 30 por ciento de los jóvenes encuestados reconoció haberse emborrachado.

Más del 77 por ciento de la población al llegar a los 18 años ya había consumido alguna bebida alcohólica.