Falta de dinero y empleo compromete seguridad alimentaria de Cafayate

alimento, desabastecimiento, nutricion, pandemia

Cafayate | empleo y trabajo – La pandemia por coronavirus y el consecuente aislamiento preventivo, aumentó la escasez de dinero y empleo y la preocupación de quienes no poseen ahorros o se han quedado sin trabajo.

El impacto de la reducción de tareas en trabajadores informales, cuyo sueldo promedio es de $22.880, afectó al 28% y 71% de forma directa e indirecta, y alcanza al 60% de la mano de obra asalariada de Cafayate.

Las bodegas y comercios redujeron las horas de trabajo y remuneraciones percibidas al 50% y las ferias, hoteles y restaurantes al 75% y 99%. La vitivinicultura, el turismo y la artesanía, generaban los ingresos principales del Valle Calchaquí.

La actividad turística en la región prevé una disminución anual del 25% al 50%, pérdida trimestral por 112 millones de pesos, y desempleo. Los agencieros, gastronómicos y hoteleros, informaron que el sector está paralizado y que su recuperación es incierta.


La región sudoeste del Valle Calchaquí debe crear una adaptación comunitaria: planear, informar e invertir dinero y tiempo, antes de que se presente un desastre en sus municipios


La interrupción de las actividades económicas indicó que existe un problema para garantizar la seguridad alimentaria, dependiente de la disponibilidad, acceso y utilización de los alimentos.

Las personas ancianas, con ingreso limitado o irregular, que no tienen ahorros, y las que se hallan en un mal estado de salud, están en riesgo, al igual que las que se encuentran aisladas, discapacitadas o privadas de su libertad.

Las restricciones del transporte y las interrupciones en los mercados podrían crear problemas de escasez de alimentos y sus precios subir drásticamente hasta tornarlos inaccesibles para las personas con ingresos limitados.

La seguridad alimentaria durante la pandemia de enfermedad por coronavirus no es una amenaza que se mantiene separada de los sectores de salud, servicios, comercio o bienestar familiar, y los gobiernos deben garantizar la reserva y obtención de alimentos y el incremento de la higiene y nutrición.

Diario Cafayate