Economía Febrero 26, 2015

Anticipan un alza del mercado inmobiliario

cafayate plaza principal mercado inmobiliario

Cafayate podría vivir su lustro de oro si las transacciones se realizan con la intervención de los agentes inmobiliarios. El estudio que realizan los operadores de bienes raíces es tomado como un factor determinante para agilizar el mercado y lograr negocios convenientes entre las partes.

Si bien el mercado presenta una disparidad con respecto a los precios por m2 o ha. Las tierras de Cafayate adquieren un valor que se proyecta mediante el sustento de la inversión. Una vivienda unifamiliar para cinco personas con comodidades oscila entre los $ 700 mil y $ 1 millón AR.

Las casas que se encuentran dentro de los country club, según los servicios e instalaciones, se pueden adquirir por la misma suma, pero en dólares estadounidenses. Además, en la mayoría de las viviendas deben contabilizarse la calidad y el diseño.

Los terrenos aumentan de 30 en 30 puntos porcentuales, según su ubicación en Cafayate, dependiendo, principalmente, de su acceso a los servicios de agua potable y redes cloacales. Los precios arrancan en $ 45 mil hasta $ 150 mil AR, siempre sobre superficies inferiores a los 600 m2.

Ante la posibilidad de un giro en las políticas económicas más restrictivas, las operaciones podrían aumentar en los próximos cinco años, obteniendo mayores rendimientos en base a la inversión en los planes de desarrollo urbanístico.

Actualmente las operaciones se encuentran aletargadas y la construcción sosegada, a la espera de un esquema económico que permita atesorar moneda en concepto de ahorro y posterior inversión. El plazo mínimo no supera los 365 días, dependiendo de los ingresos.

Una obra en Cafayate puede financiarse hasta en 36 cuotas dependiendo de la empresa constructora que se contrate. Además, algunas viviendas antiguas se compran para reciclado y se revalorizan en un 70 por ciento.

Las personas que compraron casas y terrenos hace diez años, en la actualidad las tasan a precios que ascendieron al 1000 %. Es decir que sus propiedades se valorizaron, en términos económicos reales, en un 520 %, aproximadamente.

Actualmente en Cafayate sólo quedan, dentro de lo que se consideran terrenos privados, alrededor de 3 mil hectáreas libres para desarrollo inmobiliario. Además, existen cinco barrios en desarrollo continuo, dos de ellos privados y los tres restantes públicos.

De la Redacción de Diario Cafayate