Sociedad Julio 12, 2017

Antipsiquiatría

Antipsiquiatría

Se conoce como antipsiquiatría al conjunto de teorías y posturas que consideran que la psiquiatría tradicional no es beneficiosa ya que utiliza conceptos médicos inadecuados, está vinculada a los intereses económicos de las farmacéuticas, estigmatiza a sus pacientes e incluso trata a las personas contra su propia voluntad.

El origen del internamiento psiquiátrico, la historia de la locura y la excesiva medicalización de las sociedades farmacráticas, así como las complejas relaciones entre Psiquiatría, Derecho y las transnacionales farmacéuticas, en un juego de intereses y colusiones, han dado lugar a la llamada “humanización de la pena”.

Esto es, el recurso a la “demencia” como atenuante penal en un límite difícil de discernir entre lo jurídico y lo ético.

Se plantea, a partir del rótulo de “enfermedad mental”, la posible anulación retroactiva de la responsabilidad penal de una persona que se encuentra supuestamente incapacitada para actuar por sí mismo en la esfera jurídica.

De este modo la institución psiquiátrica se presenta como una instancia de poderes omnímodos,  que apuntan a la constitución de una “policía del pensamiento”, cuya presencia actúa en las instituciones como la educación, el trabajo y demás ámbitos donde lo que está en entredicho es el margen de las libertades civiles.

Así, la clínica ha ido delimitando en el orden civil un límite difícil de discernir entre normalidad y anormalidad, esto con ecos foucaultianos evidentes, mientras estas categorías se aplican disciplinariamente en los ámbitos educativos, laborales y criminales con una presencia opresora.

De allí que algunos autores como el psiquiatra Thomas Szasz, muestra como los internamientos psiquiátricos funcionan bajo una conspiración de silencio hacia aquellos que incomodan con sus comportamientos anormales, de donde se sigue que la esencia de la locura es el disturbio social, lo que –en un alcance político– puede denominarse disidencia.

La “enfermedad mental” se transforma así en el mecanismo social, regulado y determinado por la psiquiatría, para patologizar la heterogeneidad humana, su carácter antinómico y su singularidad.

Este carácter inquisidor que adquiere la psiquiatría tratará puntos vinculantes como la necesidad de un replanteamiento del significado de “sanidad mental”, los márgenes de la locura y las dinámicas entre médico y paciente en lo que respecta a la enfermedad psíquica.

Psiquiatría

La psiquiatría es la ciencia que se dedica al estudio y tratamiento de las enfermedades mentales. Su objetivo es prevenir, diagnosticar, tratar y rehabilitar los trastornos de la mente.

La psiquiatría cuenta con varias subespecialidades, como la psicopatología, la psicofarmacología  y la sexología.

Proyecto de Investigación: N° DI-08-11/JM