Sociedad Marzo 8, 2015

Aparato represivo en Cafayate

policia de cafayate reprime a jovenes y adultos en una fiesta del Club Rivadavia

Seis efectivos de la Policía de Cafayate, fueron responsabilizados de golpear y amenazar a decenas de personas, durante un show musical que se llevó a cabo en el predio del Club Rivadavia, partir del sábado y madrugada del domingo.

Como conmemoración del Día Internacional de la Mujer, la empresa Vera Producciones organizó un agasajo familiar, para jóvenes y adultos, en el Club Rivadavia. El show buscaba ser una velada musical, desde el sábado en la noche hasta el domingo en la madrugada.

Pero el operativo de seguridad, perteneciente al plantel de la Comisaría 60ma de Cafayate, tuvo serias fallas. Desde el comienzo del show a las 23, los policías a cargo del acceso, exigían a todos los asistentes que exhibieran su documento para acreditar la mayoría de edad.

Sin embargo, la policía dejó entrar a personas menores acompañadas por sus padres, en calidad de adultos responsables, aunque pasadas dos horas, las intimidaron y obligaron a salir, labrándoles actas contravensionales.

Esta actitud fue señalada por los padres de los jóvenes, como un procedimiento contradictorio e injusto. Además, se desataron fuertes discusiones debido a la intencionalidad y carga de violencia con la que fueron tratados los adultos y menores, por parte de los efectivos policiales.

El jefe del operativo fue el oficial principal Mario Zacarías, que amenazó a dos artistas que debían tocar esa noche en el predio del Club Rivadavia. El primero fue Julio López, de La Banda C; el segundo, Ariel, de Banda X.

El oficial Zacarías amenazó a ambos líderes de las bandas, afirmando que él mismo los denunciaría ante el Ministerio de Trabajo, por presunta explotación infantil. La razón del chantaje se debe a que en las dos agrupaciones participan hijos de los integrantes.

Por esta razón La Banda C no pudo tocar en el festival de la mujer, ya que el tecladista es menor de edad. En el caso de Banda X, acataron la exclusión del menor por parte de la Policía e ingresaron sin él, para poder cumplir con su obligación.

Los encargados de la organización, Vera y Cheme, explicaron al público los motivos de la demora y la ausencia de uno de los conjuntos musicales. A pesar de la mala noticia, los espectadores felicitaron el anuncio que convalidaba el inicio del primer show, a las 2.30.

Los organizadores se comunicaron con la Comisario Mayor de la 60ma de Cafayate, Estela Ríos, para que libere una orden y permitir el acceso de todos los músicos, al igual que en shows como Serenata a Cafayate y otros, en los que también participan menores de edad.

Aparentemente la Comisario habría librado la orden, aunque los trascendidos afirman que quien la desobedeció, fue el oficial a cargo del operativo, Mario Zacarías. “Desde el comienzo, sabíamos que la mano venía fiera”, dijo un testigo que pidió reserva de identidad por miedo a represalias.

Cuando se completaba una hora y media de espectáculo, una pelea entre dos hombres involucró a los seis efectivos de la Policía que reprimieron el accionar hasta lograr reducirlos. Ante la golpiza, el público reaccionó con abucheos y silbidos.

Minutos después de la represión, que terminó con dos mayores detenidos, los efectivos de Policía se vieron envueltos en una pelea en la que se tomaron a golpes de puño, patada y palos con las personas que habían asistido al show.

“No podemos acostumbrarnos a que golpeen de ésta forma a nuestro hijos. Hoy estamos nosotros porque vinimos en familia, ¿pero mañana?”, reflexionó la madre de uno de los jóvenes golpeados que pidió que no se revelase su nombre.

“Hubo saña, parece que la intención de la Policía era la de venirnos a pegar o arruinar el show, estaban pasados los vagos”, dijo Ratita, un joven que abandonó el lugar junto a su pareja por miedo a que la violencia siguiera tomando un carácter peligroso.

De la Redacción de Diario Cafayate