Economía Noviembre 25, 2015

Argentina sin cepo al dólar

Argentina sin cepor al dólar

El Periodista y Social Media Manager, Javier Lojo, elaboró una cuidadosa proyección ante una eventual economía argentina liberada del cepo al dólar. Aseguró que la medida implementada por el gobierno de la Presidente, Cristina Fernández de Kirchner, benefició a la clase media alta desde el Banco Central de la República Argentina.

El dólar barato para poder viajar al exterior, la compra de divisas para ahorro, el Plan Ahora 12 y el financiamiento de viviendas a través del Procrear fueron tan sólo algunas de las políticas que llegaron desde el gobierno para beneficiar a este sector de la sociedad. Otras medidas tuvieron una fuerte resistencia, como fue el caso del pago de Ganancias sobre los salarios (cuarta categoría).

La llegada de Macri al poder mueve todo este esquema y seguramente reordenará algunos desvíos que, en muchos casos, se mostraban contradictorios frente al relato del modelo nacional y popular.

La vuelta de un único dólar al mercado define la desaparición del cepo sobre la divisa y con ello la regularización del sistema cambiario. Pero esto no es una buena noticia para aquella clase media alta con cierta capacidad de ahorro, ya que pone fin a los viajes al exterior que en estos últimos años estuvieron subsidiados por los dólares baratos del Banco Central. Una de las perlitas del modelo económico defendido por Kicillof: mientras la industria solicitaba divisas para poder importar y continuar trabajando, el Banco Central se los negaba y los entregaba a los viajeros de clase media y alta para poder satisfacer sus necesidades de recreación en terceros países.

La compra con tarjeta de crédito en el exterior, que sufre un recargo del 35% que puede ser desgravado de ganancias, también dejará de existir al tener un solo tipo de cambio. Otro de los beneficios que usufructuó la clase media alta.

El coto sobre el que se pone fin con la eliminación del cepo es la compra de dólar para atesoramiento a un precio subsidiado. Desde 2008 a la fecha muchos fueron los ciudadanos con poder de ahorro que compraban divisas de las reservas del Central a un precio determinado para luego venderlas 50% o 60% más caras en el mercado marginal. Para tener una referencia de lo que estamos hablando, un asalariado hoy puede hacerse de alrededor de 5.000 pesos adicionales por mes con esta maniobra. ¿Quién termina asumiendo esta pérdida? El Banco Central. Desde febrero del año pasado, momento en que se autorizó la compra de divisas a precio oficial, la entidad monetaria que maneja Alejandro Vanoli se desprendió ya de 9.900 millones de dólares para atesoramiento que terminaron saliendo del sistema.

En su primera conferencia de prensa como presidente electo, Mauricio Macri volvió a prometer que va a ajustar el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias: “Vamos a ajustar el mínimo no imponible para devolverle la justicia a ese impuesto”, respondió cuando le preguntaron por ese tributo. Seguramente el mínimo se ubicará a partir del próximo año por debajo de los 30.000 pesos de bolsillo. Por encima de este valor, el tributo continuará golpeando el bolsillo del asalariado. Un alivio parcial para la clase media.

El Plan Ahora 12 de crédito es un programa para fomentar el consumo, el comercio, el empleo y la producción nacional. El objetivo es poder comprar en 12 cuotas sin interés con tarjeta de crédito en los más de 100.000 comercios adheridos en todo el país. El plan, en principio, se caería a partir del 11 de diciembre.

La realidad muestra que la administración Kirchner sobreestimuló en estos últimos años el consumo de ciertos sectores de la sociedad para sostener una economía que ya arrastraba serios signos de agotamiento. La clase media alta, sin dudas, fue una de las más beneficiadas. Seguramente, la nueva administración corregirá algunos de los desvíos de este paradigma.

De la Redacción de Diario Cafayate – Javier Lojo, Periodista y Social Media Manager de Editorial Rio Negro