República Agosto 27, 2018

Promueven renunciar a la fe católica

Iglesia y Estado en Argentina

Bajo el lema “Apostasía Colectiva. No en mi nombre”, la CAEL (Coalición Argentina por un Estado Laico) promueve la salida de la institución Católica Apostólica Romana, a través de una solicitud formal.

Un sitio web brinda información acerca de quiénes integran la CAEL, qué y por qué apostatar e incluye una guía sobre “insultos católicos frecuentes. Además, contiene una carta modelo para renunciar a la iglesia con fundamentos basados sobre la legalización del aborto voluntario.

La coalición cuestiona la cantidad de personas que la Iglesia dice representar y los procedimientos de adhesión y abjuración a la misma.

Para la renuncia apela al “derecho a elegir libremente religión o creencia, garantizado en el Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Marca que “líderes católicos han buscado obstruir el debate público sobre el aborto” y evidencia que no comparte la posición doctrinaria de la jerarquía eclesiástica respecto de la moralidad de la interrupción del embarazo.

La apostasía es la negación o renuncia de la fe en una religión. En documentos de la Iglesia católica supone un abandono total de la doctrina original.

Otro de los objetivos de la CAEL es que el Estado deje de financiar a la Iglesia Católica. Sin embargo, el dinero que esa institución recibe no depende de la cantidad de bautizados que hay en sus registros, por en ende la apostasía no alterar los montos.

En la Provincia de Salta al menos ochenta personas solicitaron la apostasía y se sumaron a las más de cuatro mil en toda la República Argentina.

En el resto del país dieron curso a las cartas, pero en Salta no. Tras la insistencia, el Arzobispado de la provincia informó que las personas que quieran dejar de ser parte de la Iglesia Católica deberán presentarse el miércoles 29 de agosto, a partir de las 11.

Según los registros iniciales, en Cafayate no se reconocieron solicitudes hasta la última semana de agosto.

Autoridades de la Iglesia Católica Apostólica Romana señalaron a quienes “se identifican con sus pañuelos verdes” como los que “viven en las antípodas de la fe, promoviendo una masiva apostasía formal”.

Por su parte, el Papa Francisco I dijo que “cualquier esfuerzo que lo intente chocará contra obstáculos humanamente insuperables”.

Una integrante del colectivo que reivindica la igualdad de género en Cafayate, explicó que la apostasía colectiva representa un hecho político y admitió que la salida de la Iglesia debe representar una acción consciente.