Cultura Enero 31, 2019

Atahualpa Yupanqui, el cantor perseguido

Atahualpa Yupanqui

CAFAYATE (redacción) – Cantor, escritor y guitarrista. El músico más importante del folclore argentino. Condecorado en Francia como Caballero de la Orden de las Artes y las Letras.  Héctor Roberto Chavero es Atahualpa Yupanqui, de Pergamino a Nimes, de 1908 a 1992.

Atahualpa Yupanqui fue un músico perseguido por Juan Domingo Perón. Su condición de afiliado al Partido Comunista lo expulsó al exilio. Los peronistas torturaban al cantor, le apoyaban una máquina de escribir sobre la mano y le saltaban encima, se la rompían para que no pudiera tocar la guitarra.

Don Ata, como lo llamaban sus amigos, fue censurado, detenido y encarcelado varias veces:

“En tiempos de Perón estuve varios años sin poder trabajar en la Argentina… Me acusaban de todo, hasta del crimen de la semana que viene. Desde esa olvidable época tengo el índice de la mano derecha quebrado. Una vez más pusieron sobre mi mano una máquina de escribir y luego se sentaban arriba, otros saltaban. Buscaban deshacerme la mano pero no se percataron de un detalle: me dañaron la mano derecha y yo, para tocar la guitarra, soy zurdo. Todavía hoy, a varios años de ese hecho, hay tonos como el si menor que me cuesta hacerlos. Los puedo ejecutar porque uso el oficio, la mañana; pero realmente me cuestan”, contó Atahualpa Yupanqui.

Su vida como músico del mundo lo llevó por Buenos Aires, Entre Ríos, Tucumán, Salta y Jujuy. Enamorado del Valle Calchaquí, de la cultura original de esa tierra, atravesó las montañas del norte argentino a lomo de mula.

Escribió más de 65 canciones, que los más jóvenes se encargaron de popularizar: Mercedes Sosa, Alberto Cortez y Jorge Cafrune las volvieron conocidas entre la nueva generación de folclore.

Sus creaciones forman parte del repertorio de los artistas importantes del mundo: Horacio Guarany, Los Chalchaleros, Chavela Vargas y Violeta Parra; Juan Carlos Baglietto, Soledad Pastorutti, Alfredo Zitarrosa y Divididos.

Su trabajo etnográfico fue reconocido durante la década de 1970 y alcanzó notoriedad a nivel internacional.

Atahualpa Yupanqui nació en Pergamino en 1908 y falleció en Nimes en 1992. Sus restos fueron repatriados y descansan en Cerro Colorado bajo un roble europeo.

#DiarioCafayate