Economía Julio 7, 2017

Baja del turismo en Cafayate

baja caida en el turismo de cafayate temporada de invierno 2017

Las actividades de artesanía, gastronomía y hotelería cayeron un 26,7 % promedio, en comparación con el inicio de la temporada de invierno anterior. Los referentes del sector turismo anticipan una afluencia y consumo reducidos para Cafayate.

Tres operadores de distintos rubros de Cafayate coincidieron en que la República Argentina se encuentra inmersa en una situación de incertidumbre económica que repercute en la clase media que afecta al sector.

Esteban Ruffo es dueño de un restaurant que produce cerveza rubia y roja y que ofrece vino, pizza, empanadas, parrillada, comidas regionales y cafetería, en una de las esquinas más concurridas de Cafayate, frente a la plaza principal.

“Vamos a estar abiertos durante todo el día, desde las 10 hasta la 1, hasta que se retire el último cliente. Ese va a ser nuestro horario en julio; así vamos a estar trabajando en la temporada”, dijo Esteban Ruffo, de La Cervecería.

“De a poco la temporada va queriendo arrancar. De todas maneras falta que salgan capital y provincia, que son nuestro fuerte. Estamos recibiendo mucho público salteño que ya entró en vacaciones”, agregó.

“Comparado con otras temporadas el consumo viene muy lento. Por lo menos un 35 % menos que el año pasado. La gente que viene de vacaciones busca precio. Anteriormente salían con ansias de gastar; de disfrutar las vacaciones. Ahora se están cuidando”, explicó.

“El año pasado la parrilla tenía una salida mayor. Actualmente la gente busca la promoción; cosas más económicas. Una pareja gasta en promedio $ 200 en una jarra de cerveza y una pizza”, añadió el gastronómico.

“Continuamente y año a año estamos viendo que podemos mejorar y lo que se nota ahora es la falta de afluencia de público. Se debe a la situación económica del país. Hay mucha menos capacidad de compra”, finalizó Esteban Ruffo, propietario de La Cervecería.

Marta del Valle Chocobar es regente en el Hotel Killa, un boutique de estilo colonial, con dieciséis habitaciones, servicios especiales, atención personalizada para cada cliente y un equipo de trabajo autorizado.

“Las vacaciones de invierno se dividen en diferentes períodos de la región. En estos momentos está la gente de Salta. Cuando se produce el entrecruzamiento de provincias, entre el 15 y el 23 de julio, hay mayor afluencia turística”, dijo Marte del Valle Chocobar, regente del Hotel Killa.

“Tenemos que ser conscientes que la mayor afluencia de turismo es de Buenos Aires, donde hay mayor cantidad de población. De acuerdo a las reservas que tengo el grueso del movimiento va a ser en ese período”, agregó.

“Podemos hablar de un 80 % de reservas del 15 al 23 de julio porque la mayor cantidad de turistas proviene del centro de la Argentina. Este mes nos sorprendió. Fue un año durísimo, principalmente durante los meses de abril, mayo y junio”, explicó.

“Por suerte el turismo se está movilizando. La gente elige el norte porque tenemos una provincia hermosa y un departamento que es una bendición. Además, eligen nuestro destino por el clima”, añadió la regente.

“Ahí estamos, con los cambios que ha habido. Igualmente hay un mejor panorama en relación a los meses pasados. Es importante que mantengamos la calidad del servicio y que lo mejoremos, dentro de nuestras posibilidades”, finalizó Marta del Valle Chocobar, regente del Hotel Killa.

Ernesto Colque es artesano asociado a Cafayate Feria Artesanal y trabaja el cardón de la puna o cardón de la sierra como materia prima para la elaboración de sus productos artísticos, que ofrece en uno de los puestos de la feria.

“La artesanía hoy por hoy está en baja. Se está vendiendo muy poco. No estamos haciendo lo que años atrás y está llegando muy poca gente, que entra, mira y se va. Estamos relativamente mal”, dijo Ernesto Colque, artesano.

“En todos los puestos han bajado las ventas; el consumo cayó un 50%. El gasto por persona en ocasiones es un paseo por la feria. Esto parece un museo. La gente entra más a mirar que a comprar”, agregó.

“En la feria tenemos que pagar un alquiler y hay muchos que se están atrasando. No sé cómo vamos a mantenernos en el tiempo. Tuvimos que sacar el servicio de pagos con tarjeta. Es mucha la diferencia en comparación con años anteriores”, finalizó Ernesto Colque.

Los tres referentes del sector turístico, de artesanías, gastronomía y hotelería coincidieron en que existe una caída en las ventas y una baja en la afluencia de turistas. Asimismo proyectaron sus expectativas a la salida de las provincias con mayor población del país.

De la Redacción de Diario Cafayate