Sociedad Febrero 4, 2015

Sin agua ni pozo en la Banda de Arriba

cafayate falta agua planta potabilizadora bana de arriba

La planta potabilizadora de la Banda de Arriba quedó inutilizada para la realización pruebas, tras las precipitaciones registradas el martes. El presidente de la Empresa Aguas del Norte S.A. había sido convocado para peritar la misma, pero los trabajos debieron posponerse.

Las autoridades informan a los medios diariamente sobre la situación de la falta de agua en la Banda de Arriba, aunque con contradicciones e imprecisión, debido a que existen varios planes para contrarrestar la emergencia hídrica pero aún no se ha aplicado ninguno.

Según fuentes oficiales, la partida de dinero para la construcción del pozo de agua potable, fue adjudicada. El intendente de Cafayate, Fernando Almeda, y el presidente del concejo deliberante, Daniel Perez, aseguraron que las obras comenzarán luego del cotejo de precios.

Por esta razón desestiman la posibilidad de concursar una licitación, ya que el procedimiento burocrático normal, demandaría entre seis y nueve meses. En cambio, si la contratación es directa, la obra podría estar finalizada a mediados de mayo.

Perez explicó que los vecinos de la Banda de Arriba no cuentan con agua potable y que el aprovisionamiento está a cargo de la Municipalidad. Admitió que es insuficiente y que las familias de la Banda se movilizarán nuevamente el viernes a las 19 para reclamar por la falta de agua.

Con respecto a la partida de dinero librada por el Gobierno de Salta, desde la cartera de economía, a cargo del ministro Carlos Parodi, los vecinos explicaron que no quieren que el dinero se emplee para la recuperación de un pozo que tiene más de cuarenta años.

Por el contrario, los habitantes del barrio exigen que se construya un nuevo pozo y pidieron que tanto el secretario de obras públicas, el intendente y los concejales dejen de lado la política de innovación. “Queremos agua limpia y segura”, manifestaron.

Tanto gobierno y estado, debatieron acerca de la denominada “solución parche”. En el caso del faltante de agua potable, consistía en sanear la planta potabilizadora con monitoreo 24 horas, 365 días al año o la recuperación de un pozo antiguo. Los vecinos se negaron rotundamente.

Antes del desastre de la falta de agua de forma total, los vecinos de Cafayate solían tener agua no apta para consumo humano, entre una y tres horas al día. La utilizaban para higiene personal y de otros, incluso para hidratar animales.

En la actualidad el suministro se encuentra completamente cortado, no hay agua de ningún tipo. La situación empeora debido a que en los meses de diciembre, enero, febrero y marzo, se registran temperaturas máximas que alcanzan los 40 grados centígrados.

De la Redacción de Diario Cafayate