Economía Abril 15, 2019

Cafayate: proponen aumentar atracciones turísticas

CAFAYATE (redacción) – Un emprendedor diseña un paquete de inversiones para proyectar Cafayate al mundo. Busca desarrollar la industria turística desde el entretenimiento, a través de los medios de comunicación.

Según Facundo Guzmán, autor del proyecto para aumentar las atracciones turísticas de Cafayate, el presupuesto que debieran afrontar los inversores es considerablemente menor al que destina el gobierno municipal.

“El primer paso es reconocer la estructura de los actores públicos y privados y el segundo determinar cuáles serán delegados para la coordinación, fomento y regulación de la actividad turística”, explica Facundo Guzmán, microempresario del sector.

El proyecto suma actividades de entretenimiento orientadas al turismo activo, cultural, religioso y rural.

“Las agencias de turismo de Cafayate ofrecen el servicio de alquiler de bicicletas, pero no una locación para practicar. El ciclismo se está despertando como un atractivo para las actividades en ambientes naturales en muchas ciudades del mundo”, dice Guzmán.

En Buenos Aires, Córdoba, Neuquén y Mendoza adaptaron predios para la práctica de mountain bike. Se construyeron senderos con diferente señalización de acuerdo a la dificultad de cada terreno.

Se suma circuito con guía turístico, clínicas para aprendizaje de la técnica de descenso y circuito libre. Estos establecimientos son de administración y gestión mixta y tienen una dinámica similar a la de los centros de esquí.

Los parques para bicicletas funcionan y se adecuan como espacios para treking y permiten su desarrollo.

“Hay turistas que son incapaces de acceder a excursiones de dificultad media o alta pero están interesados en las que representan menor peligro. El senderismo atiende esa demanda y representa la interacción entre cultura, deporte y medio ambiente”, expresa.

Facundo Guzmán asegura que el turismo cultural está institucionalizado a través de los museos y las galerías de arte y que esa suma es sustancialmente superior a la de algunas ciudades que doblan a Cafayate en población.

“El Museo de la Vid y el Vino y el Museo Arqueológico Regional respaldan la reunión entre dos pueblos y suman a aquellos que representan las corrientes locales. Es importante que el mundo conozca la definición cultural de todas actividades que se realizan en Cafayate”, opina.

“Puedo hacer propaganda y publicidad por diferentes medios de comunicación e informar que Cafayate es un atractivo turístico con ofertas durante todo el año. Para eso debo integrar a los turistas a las actividades del pueblo”, considera.

Guzmán supone que la Serenata a Cafayate es una convocatoria cultural que fija una dinámica económica y que el objetivo es triplicar su utilidad, a la vez que existieren otras que se orientasen hacia un mismo objetivo: el beneficio.

El proyecto de Guzmán contempla la adecuación del turismo religioso, teniendo en cuenta la profundidad filosófica que representa el culto sagrado. Cafayate y Salta tienen una enorme participación en dos de las fiestas más convocantes de la provincia: la Sentadita y el Milagro.

El turismo religioso es la mejor manera de conocer el origen de las culturas y la historia de los pueblos y de favorecer la comprensión de las tradiciones de las sociedades.

“Si somos capaces de transportar el conocimiento y la fe vamos a generar un interés legítimo por las costumbres religiosas de nuestro pueblo; algo entre el Cristo y la Pachamama”, asegura.

Para el turismo rural, que de por sí nos favorece ampliamente por desarrollarnos en un pueblo pequeño de población centralizada, debemos expresar las prioridades para su continuación. Y eso no es más que determinar políticas a largo plazo”, concluye.

Facundo Guzmán apunta a incrementar los ingresos directos del municipio, a través de un sistema diferenciado. Por ende, aquel que fijare una pauta por actividad, hotelera y gastronómica, y que retorne como beneficio, para ser reintegrado en inversión, exclusivo del sector.

#DiarioCafayate