Sociedad Febrero 7, 2015

Volvió a crecer el Chuscha

cafayate chuscha creció en febrero nuevamente

Tras la lluvia que comenzó el viernes cerca de la medianoche y continuó en la madrugada del sábado, el río Chuscha de Cafayate, volvió a crecer. El puente que une la entrada al pueblo, en la zona sur por la Ruta 40, estuvo a punto de rebalsar.

Desde la Estación de Bomberos San Juan de Dios, programaron una cuadrilla para prevenir posibles desbordes y el tránsito en el puente del río Chuscha estuvo interrumpido ya que el caudal aumentó significativamente acarreando piedras de gran tamaño.

“La interrupción del paso de vehículos se debió a que el agua sobrepaso el puente del río Chuscha y la proximidad de las piedras ponían en riesgo a los conductores, luego de que el nivel de agua descendiera procedimos a la liberación”, dijo uno de los oficiales que participó del operativo.

Además, se generaron estados de alarma en las zonas de San Luis, barrio la Banda de Arriba, Profesional y Banda de Abajo. Para esta noche anuncian nuevamente precipitaciones y se suma la preocupación de la crecida del río Chuscha y Colorado.

Miedo, agua y barro

Los vecinos de Cafayate que viven cerca de las riberas y costaneras, pasan las noches de lluvia en estado de vigilia, miedo y preocupación. La posibilidad de que el agua arrastre barro y se provoque un nuevo alud, lo ha llenado de miedo.

La explicación se nutre en que Como en cada caso en el que se produce de repente un hecho inesperado que altera la vida de las personas, aparece en aquellos con predisposición a padecerlo, el estrés postraumático.

Las inundaciones que sufren principalmente la Capital de Salta y los vecinos de Cafayate sometieron a muchas personas a la pérdida de valores, pertenencias personales e incluso su vivienda y todo lo que poseían.

Estos hechos, no sólo traen aparejado secuelas económicas y físicas para las víctimas, sino también graves trastornos psicológicos a raíz de la experiencia traumática vivida. Muchas de las víctimas estaban durmiendo o bien en el lugar más seguro que tienen: su casa.

De la Redacción de Diario Cafayate