Sociedad Septiembre 25, 2017

Cafayate, cocaína y prensa

cafayate cocaina prensa libertad

CAFAYATE (redacción) – La provincia de Salta vive inmersa en una contradicción que, en lugar de ceder, aumenta a un ritmo alarmante. A la sombra de la prosperidad que arroja el negocio turístico, el flagelo del tráfico de influencias asciende hasta convertir a Cafayate en una de las víctimas de los mass media.

De acuerdo con las estadísticas de la Secretaría General de Prensa y Difusión de la Gendarmería Nacional, se secuestraron más de 230 kilogramos de clorhidrato de cocaína, en el trayecto de la Ruta Nacional N° 40, que atraviesa el departamento Cafayate.

Las fuerzas de la GNA (Gendarmería Nacional Argentina), dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación, decomisaron 108 y 123 kilogramos de clorhidrato de cocaína, en dos operativos diferentes, durante 2017.

La primera incautación, de 108 kilogramos de tóxico, se realizó en la Plaza 20 de Febrero, en Cafayate, en marzo; la segunda, de 123 kilogramos, en la localidad de Tolombón, en la Ruta Nacional N° 40, en septiembre.

En ninguno de los dos casos la cocaína incautada tenía como destino de mercadeo a Cafayate. El primer lote secuestrado asumía como objetivo de comercialización a la Provincia de Tucumán; el segundo, a la Provincia de Catamarca.

Una publicación realizada por un medio de la provincia de Salta, titulada: “Cafayate se convirtió en zona caliente de la cocaína”, provocó el regreso de la estigmatización de la sociedad de la localidad cabecera del departamento.

En referencia al artículo publicado, el mismo hace mención de venta de “drogas a toda hora” y “barrios como zonas de ´dealers´ y consumo de drogas”. En esa misma publicación se extrae un párrafo de un informe de diariocafayate.com, para una reproducción parcial.

El fallido “extenso informe” publicado por un prestigioso diario provincial y reproducido por una vulgar radio departamental, señala a un barrio de Cafayate, “copado por el paco” y a narcos que “usan la ruta 40 como vía alternativa”.

El informe analizado, por la dirección de Diario Cafayate y la redacción de Radio Impacto, evidenció que en el artículo se menciona “la preocupación de muchas madres, frente al paco que consume a sus hijos”, pero que no se realiza demostración de incautaciones de esa sustancia.

En igual sentido, el informe señala “falta de puestos de control sobre rutas 40 y 68 aprovechada por bandas narcos para traficar droga desde Bolivia hacia mercados del sur del país”, pero se omite que en la vía que une Salta con Cafayate (RN 68) no se practican incautaciones desde 2015.

En contradicción, el informe en cuestión hace referencia de “Falta de recursos” y “Extensa área operativa, como apéndices de la labor periodística, omitiendo datos elementales publicados oficialmente por la propia Gendarmería Nacional Argentina.

Los mismos describen los puestos desde el límite con la provincia de Catamarca: Tolombón, Loro Huasi, Cafayate, Animaná, San Carlos, Dique Los Sauces, La Merced, Payogastilla, Palo Pintado, Santa Rosa, Angastaco, La Angostura, Humanao, Molinos, Seclantás, Vallecito, San José de Escalchi, La Paya y Cachi.

Continúa con Payogasta, Palermo Oeste, El Rodeo, Pozo Bravo, El Cajón, La Poma, Esquina Azul, Puesto El Rodeo, Abra del Acay, Casa Blanca y San Antonio de los Cobres, todos sobre la Ruta Nacional N° 40.

Si bien el “informe periodístico” evidencia que la cantidad de droga incautada, en el trayecto de la Ruta Nacional N° 40, que atraviesa el departamento Cafayate, es importante, no logra demostrar cuestión relacionada con el narcomenudeo (distribución y venta) al que hace referencia.

En referencia a la cita: “servicios parroquiales que asisten a chicos adictos tienen casos de once y doce años y afirman que el alcohol es la puerta de ingreso a las drogas”, la observación de la dirección de Diario Cafayate y redacción de Radio Impacto, corrobora, excepcionalmente.

En alusión a la cita: “Bandas de narcomenudeo convierten a niños y adolescentes adictos en ´dealers´, de los que se aprovechan, por su inimputabilidad, para distribuir paco y marihuana en las plazas y las escuelas”, la dirección y redacción, la descartan por poseer un elemento equívoco.