Cultura Agosto 26, 2015

Cafayate en mayo y agosto turismo para exquisitos

Diario Cafayate Plaza Principal 20 de Febrero

Sin excentricidades, Cafayate, la capital de los Valles Calchaquíes, renueva su invitación durante los meses de mayo y agosto, sólo para exquisitos. Se trata un pueblo que respira como ciudad y que siempre conserva su tranquilidad, aunque acentúa el silencio y la calidez, mayormente durante la época de temporadas bajas.

Los viajeros frecuentes, exigentes y pretensiosos, a la hora de acertar en su elección, prefieren la Cafayate de las parras desnudas y peñas abrigadas; paseos casi en solitario, con la sola música del viento, días que alcanzan temperaturas primaverales y noches gélidas que permiten apreciar todas las constelaciones y la luna.

La Quebrada de las Conchas, dónde La Garganta del Diablo se traga a los visitantes o El Anfiteatro que musicalizan los pobladores de la zona, visten en mayo y agosto una experiencia incomparable. El río Colorado, helado y armonioso y la altura de San Pedro de Yacochuya, que permite una de las vistas panorámicas, más extensas del Valle.

El pueblo aguarda la llegada de la tarde, para convidar de mate y tortillas elaboradas al momento, un tentempié ante la magia culinaria que pude gustarse en peñas, restaurantes y bodegas, siempre bien acompañadas de un vino torrontés, hasta entrada la madrugada y la obligada caminata por las vereditas de la plaza y el casco histórico.

El sonido de las campanas, fuertes y puntuales, de la Catedral Basílica Nuestra Señora del Rosario, que ofrece un espectáculo arquitectónico, desde sus escalinatas, cinco naves, imágenes y el altar y la cadencia de un andar que ni lerdo ni perezoso siempre resulta gustoso que valga la pena esperar.

Cafayate configura tiempos diferentes a los de cualquier destino del mundo. La riqueza artesanal y pictórica, la convierte en un museo desprejuiciado, ante la mirada de quien sabe apreciar las piezas y obras trabajadas en detalle, con el sosiego que sabe ofrecer la temporada baja, o los meses de mayo y agosto, únicamente para visitantes exquisitos.

De la Redacción de Diario Cafayate