Sociedad Febrero 1, 2015

Claves y conflicto por el agua de Cafayate

vecino banda de arriba contra urtubey almeda cfk salta cafayate falta de agua cafayate

Los actores y principales responsables de la falta de agua potable para los vecinos de Cafayate, involucra a funcionarios provinciales y municipales. La gestión del gobernador Juan Manuel Urubey y de los intendentes Juan Esteban Ocampo y Néstor Fernando Almeda, engrosan la lista junto a directores y secretarios en capital y provincia.

Luego del último censo en 2010, la población total de Cafayate resultó de 14.850 habitantes. En la Banda de Arriba residían 150 personas y en 2015 la cifra superó las 350. El problema de la falta de agua potable fue una constante durante los últimos cinco años y en todos los casos se anunciaron obras que jamás fueron realizadas.

El crecimiento poblacional y falta de agua en la Banda de Arriba obligó al gobierno municipal de Ocampo y provincial de Urtubey, a convocar a una reunión para analizar la problemática de los vecinos, en 2010. Sin embargo, los funcionarios resolvieron priorizar la ampliación del escenario y vestuarios del predio de Serenata y el avance en la construcción del Museo de la Vid y el Vino.

Entonces, era secretario del interior, Gonzalo Quilodrán, de obras públicas, Juan Carlos Galarza y de recursos hídricos, Alfredo Fuertes, todos del gobierno de la Provincia de Salta, integrando el gabinete del actual gobernador Urtubey. En Cafayate la Secretaría de Obras Públicas, estaba a cargo de Víctor Moya.

juan esteban ocampo intendente cafayate falta de agua potable banda de arriba

Cuatro meses después, en julio de 2010, la Municipalidad de Cafayate y la Empresa Aguas del Norte, logran un acuerdo para que la prestadora de servicios opere la planta potabilizadora. La Compañía asume el riesgo y logra mediante la gestión privada subsanar la problemática de la falta de agua potable, pero queda truncada la obra para la construcción de un pozo para el barrio.

Tras la asunción de Almeda en 2011, el intendente y gobernador Urtubey, anuncian la obra del pozo de la Banda de Arriba en varias oportunidades más. Durante la inauguración del muro del bicentenario, en el estreno de la Plaza Michel Torino, y en la reunión para la licitación por la terminal de ómnibus de Cafayate.

El 3 de mayo de 2011, la ex senadora Claudia Silvina Vargas, presenta un proyecto de declaración solicitando que el Ministerio de Finanzas y Obras Públicas, avance de manera urgente en la construcción de un pozo de agua para la Banda de Arriba, para que los vecinos puedan acceder a ese servicio y superar así las inmensas dificultades que se evidencian.

Los legisladores de Cafayate, Sebastián Casimiro y Miguel Nanni, lograron transparentar la situación. Casimiro presentó en la cámara de diputados un petitorio para auditar todo el dinero asignado a Cafayte, para obras públicas y Nanni, trajo al propio Sergio Zorpudes, secretario de obras públicas de Salta, quién se había comprometido a solucionar el problema en 2014.

diputado casimiro senador nanni cafayate falta de agua banda de arriba cafayate

Meses más tarde, casi sobre el fin de año, Casimiro y Nanni redoblan las exigencias en las cámaras de diputados y senadores, y convocan nuevamente a Zorpudes, quién es llevado a recorrer las supuestas obras de la Banda de Arriba y actúa sorprendido por el abandono y la falta de avance en la misma. Los vecinos lo amonestan, aunque sin violencia.

Luego del alud que provocó el desborde del río Chuscha, la situación empeora para los vecinos de la Banda de Arriba, quienes comienzan a solicitar, de manera urgente, el aprovisionamiento de dotaciones de agua potable para consumo e higiene personal. Manifiestan que niños y ancianos padecen deshidratación y diarrea por la falta de agua.

Los habitantes del barrio denuncian públicamente que para recibir agua potable el municipio les exige el pago de una cuota extraordinaria que asciende a 400 pesos, aproximadamente. Además comienzan los cruces con los concejales, el intendente y resto del gabinete, por la falta de respuestas.

Los vecinos deciden ingresar a la planta depuradora para limpiarla, de manera tal, que logren obtener agua potable, al menos, una hora por día. 24 horas después se movilizan hasta la Municipalidad exigiendo respuestas y firman un petitorio en el cual las autoridades se comprometen a construir un pozo de agua para la Banda de Arriba.

De la Redacción de Diario Cafayate