fbpx

Cafayate: precarización laboral movilizó a educación y vitivinicultura

Cafayate: paro de ordenanzas y vitivinícolas

Cafayate, movilización y paro

Durante la última semana de marzo, los ordenanzas de escuelas y viñateros de las bodegas, realizaron paros y movilizaciones para protestar contra la precarización laboral.

Los trabajadores del sector educativo y vitivinícola exigieron actualización de sueldos y mejoras de las condiciones laborales, porque la brecha salarial fue del 100%, aproximadamente, durante el último trimestre.

En promedio, el sueldo de un ordenanza o un viñatero es de $30.000 y $40.000 pesos y la valoración de la CBT (Canasta Básica Total) de $57.000. Por tal motivo, ambos sectores exigen una recomposición salarial del 100%.

Los ordenanzas asociados a ATE de Cafayate y San Carlos, dirigieron su reclamo al Ministerio de Educación de la Provincia de Salta; los viñateros afiliados al SOEVA, hacia las patronales y al secretario general del sindicato.

En el último caso, los viñateros le advirtieron a la comisión directiva de su sindicato que no van a permitir que firmen un acuerdo salarial por debajo del 100%. Esa acción, derivó en un enfrentamiento entre los afiliados y las autoridades.


Las movilizaciones y los paros revelaron la falta de garantías e inseguridad en las condiciones de trabajo de los empleados de las bodegas y las escuelas


Indiscutiblemente, la precarización laboral tiene como consecuencia la pérdida del poder de negociación de los trabajadores y sus sindicatos, la caída de salarios y la flexibilidad en los contratos laborales con las empresas y el estado.

A raíz de ello, se origina un efecto perjudicial para los equilibrios económicos de los departamentos, básicamente, porque limita la capacidad de libertad de consumo.

Puntualmente, las relaciones laborales precarias se refieren a la temporalidad de los contratos de trabajo, la falta de seguridad social y los bajos salarios.

En contraposición a los argumentos con los que eventualmente se justifican los empleadores, la tolerancia de la precarización laboral no conduce al pleno empleo: en regiones como el Valle Calchaquí, existe un alto desempleo y una alta fragilidad laboral.