Política Marzo 7, 2017

Cafayate se abre a la campaña

cafayate campaña electoral 2017

Para los analistas políticos, el intendente Fernando Almeda, el concejal Sergio Saldaño y el diputado Sebastián Casimiro serán una pila de energía durante la campaña política de las elecciones legislativas de 2017.

Para completar el cuadro, Ambrosio Geron, Silvina Vargas y Azucena Lávaque, se sumarán con bases aliadas a los gobiernos oficiales municipales, provinciales y/o nacionales o en franca oposición, contrariando las iniciativas de estos.film Sandy Wexler 2017

Los candidatos de los espacios del Partido Justicialista, Partido de la Victoria, Unión Cívica Radical y Cambiemos no han atribuido presiones externas en el armado de listas, como forma de escapar a eventuales problemas.

En primer lugar, los líderes de las fuerzas políticas no suelen actuar de esa manera, ya que es un análisis grosero suponer que los mismos consideren que los errores de las internas sean la única causa de sus problemas.

En segundo lugar, ignorar que existen fuertes intereses que actúan sobre la socio economía política cafayateña, es un error que los candidatos no pueden cometer poniendo en riesgo la prosperidad de la autonomía municipal.

El intendente Almeda, como posible candidato a senador provincial, mostró señales evidentes de asociación a un modelo político enfocado fuertemente al desarrollo de la obra pública y el fortalecimiento municipal.

No es adecuado observar al fenómeno de Cambiemos como una agresión útil para los otros partidos políticos. Pero la salida que ellos encuentran para afrontar sus problemas es una forma clásica de exportar las dificultades internas.

Para Sergio Saldaño las cuestiones municipales no deben plantearse de esa forma. Considera que los procesos en el gobierno deben ser claros y los resultados de las evaluaciones lógicos, de modo que no quede espacio para debilidades institucionales.

El gobierno provincial ha logrado revitalizar el funcionamiento de la obra pública a través de un empréstito de Nación, utilizando préstamos con intereses bajos, y recurriendo a los municipios para generar una diferencia favorable.

El diputado Casimiro, como posible candidato a buscar la reelección, confía en que se ha cambiado el enfoque de forma acelerada para satisfacer las necesidades de la economía municipal, aunque comienza a asimilar que el desgaste pasó y nace como una oportunidad.

Entonces, Cafayate no puede quedarse paralizada frente a ello. Debe recurrir al proteccionismo como una forma de ver una apertura de su economía, apelando a la consolidación de cooperativas de trabajo para la ejecución de obras provenientes de fondos provinciales y nacionales.

Actualmente, Cafayate está en una situación en la que no puede prescindir de la riqueza de las cajas que controlan Mauricio Macri y Juan Manuel Urtubey. Al contrario, persigue inversiones que alienten el desarrollo de infraestructuras.

Ambrosio Geron se jacta de haber pasado gran parte de su gestión como concejal resolviendo crisis institucionales desde el organismo de contralor, aunque no presentó jamás denuncia alguna por posibles hechos de corrupción.

La senaduría y diputación por Cafayate ponen en juego las responsabilidades de su economía emergente, frente a la capital salteña, pero como parte de la proyección de las industrias del turismo y la vitivinicultura.

Silvina Vargas, la entonces senadora que solicitó el pedido de destitución de un alto funcionario municipal, sostiene que ninguna persona que sea convocada para el gobierno puede considerar que tendrá algún tipo de complacencia.

La inversión privada, con transferencia de tecnología y generación de empleos, deberá ser tratada especialmente para priorizar su acceso al crédito, al igual que una iniciativa que permita modificar sus obligaciones tributarias para competir en igualdad como empresas radicadas en origen.

Azucena Lávaque sostiene que existe una crisis que permitirá generar votos hacia su espacio político como parte del proceso democrático y que no resulta dificultoso suceder en la intendencia, senaduría y diputación a funcionarios poco populares.

Las empresas y comercios de Cafayate contribuyen a tasas municipales e impuestos internos una parte menor de lo que distribuyen a los organismos de Provincia y Nación. Esto supone un retorno inviable para la solvencia del departamento.

Cafayate se abre a la campaña que culminará con las elecciones generales, el 25 de octubre de 2017, habiendo traspasado el comienzo del calendario electoral, el 28 de abril, la constitución de alianzas en junio y las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias en agosto.

De la Redacción de Diario Cafayate