Cultura Diciembre 5, 2015

Cafayate Tiempo de Adviento

Cafayate tiempo de adviento

Una tradición de los judíos considera que los pecados de los hombres retrasan la llegada del Mesías. No obstante, el creyente lo espera a diario, porque nada ni nadie podrán impedir su venida. No es ésta una observación cualquiera. Tiene que ver con la confianza que Dios ha depositado en los hombres, imagen suya.

¿Qué espera Dios de Nosotros? Por otro lado y ante su retraso, el creyente también cuestiona: ¿Qué esperamos nosotros de Dios, quien ha puesto su obra – la creación – en nuestras manos?

Hay dos modos de esperar: primero aguardar que algo se nos conceda; segundo generar la posibilidad para que algo se dé. No está en nuestras manos hacer que las semillas germinen, pero hemos de sembrarla para que pueda haber cosecha.

Adviento significa “venida”, “llegada”, “suceso”. La liturgia cristiana lo refiere en la venida del Mesías, largamente esperada. “Se acerca ya el momento – dice Dios – en que cumpliré la promesa que hice a la gente de Israel y a la de Judá” (Jeremías 33,14).

Aguardamos el fruto de la promesa divina, de su fidelidad, de su amor, no de nuestros méritos. Lo esperamos disponiendo el corazón para recibirlo, el entendimiento para reconocerlo, la voluntad para testimoniarlo.

Por eso la liturgia del Adviento insiste en expresiones como: “¡Atentos!”, “¡Despierten!”, “¡Ánimo!”, “¡No se duerman!”, “¡Manténgase en pie!”, “¡Oren!”. No vaya a ser que viniendo – estando Dios entre nosotros – no nos demos cuenta.

“Aguárdanos la alegre esperanza” (Tito 2, 13a) en compañía de la Virgen María, Madre del Valle, de Loreto, de Guadalupe. Mujer creyente que aguarda con paciencia la realización de lo que no entiende, que espera diligencialmente el don de Dios para recibirlo en su corazón, anidarlo en su seno, darlo a luz en la carne.

Mujer que transitó senderos insospechados de entrega y generosidad de humildad y solidaridad, signados por la imaginación creativa de Dios.

¿Qué esperamos los cristianos de nuestra Prelatura en este Adviento camino de la Navidad? “La aparición gloriosa de nuestro Salvador” (Tito 2,13b). Gloriosa, sí, porque llega sin alarde, acontece sin presunción, humildemente… ¡Y hay que estar atentos!

De la Redacción de Diario Cafayate – Prelatura de Cafayate