Economía Noviembre 2, 2014

Cafayate y la temporada 2015

catedral basílica nuestra señora del rosario de cafayate

El turismo consiste en los viajes y estancias que realizan personas en lugares distintos a su entorno habitual, por un período mínimo de un pernocte (una noche de estadía como unidad) y como máximo 365 días, por ocio, negocios u otros motivos. Arthur Bormann define el turismo como el conjunto de viajes realizados por placer o por motivos comerciales o profesionales y otros análogos, durante los cuales la ausencia de la residencia habitual es temporal.

La Provincia de Salta tuvo un ingreso, entre enero y febrero de 2014, de casi 340 mil turistas, de los cuales algo más de la mitad fue a la ciudad capital. La tasa neta de ocupación en la provincia fue de 50%, un 7% por encima de 2013, con picos que superaron el 90% en algunas categorías. Sin embargo, a pesar de eso, los comercios minoristas reportaron caídas promedio de 6% en las cantidades vendidas de bienes y servicios vinculados al turismo.

De los 340 mil turistas que llegaron a Salta entre enero y febrero de 2014,  aproximadamente 38 mil viajeros arribaron a Cafayate. Dentro de la cobertura de los principales destinos elegidos por los visitantes, Cafayate ocupa el primer lugar, Cachi el segundo, Rosario de la Frontera el tercero y San Antonio de los Cobres, el cuarto lugar, que perdió su posición debido al cierre del Tren de las Nubes, principal atractivo turístico y denominador económico real en esa localidad.

Para comprender cuál será la dinámica de la temporada 2015 en Cafayate se deben trazar puntos retrospectivos. Cafayate cuenta con 2 agencias de viajes, un 50 % menos que hace dos años. Mostrando una derrumbe interanual del ciento por ciento. Sin embargo, la contratación de los servicios que ofrecen los agentes locales supera en calidad y prologan la estadía de los turistas porque actúan también como centros de información al viajero.

El Museo regional y arqueológico Rodolfo I. Bravo, ha logrado la primer distinción en su categoría entre todos los de la República Argentina, por el diario La Nación y captó un promedio de visitas de 25 mil personas en lo que va de 2014, mientras que el de la Vid y el Vino de Cafayate superó las 38 mil en el mismo período. También existen mediciones no oficiales sobre el Calixto Mamaní que promedian las 4 mil visitas anuales.

ruta del vino cafayate

El promedio de ocupación anual ponderada por la cantidad de plazas totales que ofrece Cafayate es del 37%. Sin embargo, sobre la estadística, la tierra del buen sol y el buen vino es superada en este aspecto por Cachi, Moldes y San Antonio de los Cobres, ubicándose en la cuarta posición con una diferencia de seis puntos porcentuales sobre la primera.

En cambio, en cuanto al promedio de pernocte anual Cafayate se ubica primera con 1,71% sobre el total de todas las localidades de la Provincia de Salta, que asciende a 2,23%. Aun no puede superar la barrera de las dos noches o más por personas por mes, resultando de carácter insuficiente para rebasar la barrera del 50 por ciento y lograr el fenómeno de turismo regular que se sostiene con una dinámica frecuente  durante los 365 días del año.

La cantidad total anual de arribos a Cafayate es de más de 150 mil personas. Y con un promedio de gasto diario per cápita de 356 pesos, la suma supera los 54 millones al año. Restando gastos más tasas e impuestos los ingresos netos son de aproximadamente 15 millones. Esto supone una repartición por habitante, según el censo de 2010, y bajo un esquema selectivo, de 1013 pesos, tan sólo de la Industria Turística.

La proporción de turistas nacionales según la provincia de origen en Cafayate muestra a Buenos Aires en primera posición con un promedio general del 32,40%. La sigue Tucumán, con el 15,55% y Capital Federal con el 11,70%. La composición del grupo de viaje general en Cafayate, representa 50,1% familia; 23,6% pareja; 16,5% amigos; 6,9% solo y 2,3% contingente.

Los principales motivos de viaje a Cafayate se deben a ocio, esparcimiento o recreación en un 89,70% de los casos. 7,25% a visitas a familiares y amigos; 1,20% a trabajo y negocios; 0,70% a participación en eventos; 0,60% a belleza y bienestar; 0,45% a estudio y 0,30% a salud. Todo indica que la inversión de la Cafayate turística debe dirigirse al ocio, esparcimiento y recreación de los turistas.

Con respecto a los medios de transporte, las personas arriban a Cafayate en automóvil particular, en el 54,65% de los casos, mientras que en ómnibus de línea regular el porcentaje alcanza el 29,7%. Con respectos a los autos alquilados tan solo el 0,8 % adquiere esta modalidad debido a que no hay agencias de rent a car y el denominado drop off (servicio de entrega en otro destino a cargo de un agente) tiene un costo similar al de 24 horas de contrato.

Más de la mitad de las personas que visitan Cafayate regresan, demostrando un buen índice de percepción y fidelidad. Además la satisfacción general es alta debido a que se conjugan como estandartes la elección por los paisajes, seguridad, arquitectura, oferta, cultura y relación en cuanto a los precios en el denominado costo beneficio  comparación de las ciudades capitales.

cafayate integra el circuito nacional ruta 40

La temporada Cafayate 2015 superará los pronósticos de recepción debido a factores económicos. En primer lugar la inflación sujeta a su relación con la devaluación del peso frente al resto de las monedas de los países fronterizos y de resto del mundo. Y en segundo lugar, las restricciones y estrictos controles de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), en aeropuertos, pasos fronterizos y otros.

Se estima un crecimiento del 35% con respecto a igual período de 2014 pero con una contracción del consumo sobre bienes y servicios del 45%. Para lograr equilibrio en la balanza comercial turística cafayateña, el incremento en los precios deberá superar como mínimo el 10% del valor actual, al 1 de noviembre de 2014. De lo contrario en términos económicos reales, la actividad será deficitaria.

De la Redacción de Diario Cafayate