Editorial Agosto 15, 2019

Fracaso de Cambiemos: capitalismo, egoísmo e individualismo

Duran Barba, Peña, Macri, pañuelo verde

Más del 47% del electorado argentino rechazó al movimiento político que lidera Mauricio Macri. Los indecisos, representantes del voto para intervencionistas o liberales, apoyaron al poder de Cristina Fernández de Kirchner.

El liberalismo pop de Macri ofreció capitalismo laissez faire, egoísmo racional e individualismo. Pero la sociedad no resolvió su conflicto entre estado comerciante y gobierno policía y depositó su frustración en el resultado económico de la gestión de Cambiemos.

Los kirchneristas y macristas, votaron incondicionalmente; los indecisos, en contra del aumento de la indigencia y la pobreza, la quita de subsidios a los servicios públicos, y el tratamiento de la ley de interrupción voluntaria del embarazo.

Cuando la dirigencia del Club Atlético River Plate dispuso sus instalaciones para albergar a las personas en situación de calle, le demostró al estado y al gobierno que ambos eran incapaces de atender la miseria.

Cuando las empresas energéticas dejaron de recibir subsidio, la sociedad le advirtió al gobierno que no privilegiaría al ahorro más que al consumo.

Cuando los legisladores resolvieron discutir la legalización de la decisión del aborto libre, los indecisos, intervencionistas y liberales contradijeron su propio interés racional.

Las personas de pañuelo verde, pro aborto, se identifican políticamente con el intervencionismo y las de pañuelo celeste, pro vida, con el liberalismo. Desde la base ideológica es una contradicción y evidencia el argumento del rechazo al macrismo.

Pero la ligereza académica de los argentinos atiende primeras necesidades, y el poder del peronismo del siglo XXI las aplica a través del control.

De hecho, el Kirchnerismo propone altruismo y religión; construcción colectiva comparable con sociedades como las de el Imperio Inca o la Unión Soviética.

El fracaso de Macri se debe a la práctica y no a la teoría: a la tesis de que la búsqueda del propio interés es siempre racional, al punto de vista social que enfatiza la dignidad moral de la sociedad y a los “hippies de derechas”.

Mauricio Macri podría haber negociado su objetivo, de legalización de aborto y marihuana, para ganar las elecciones, pero contradijo su base ideológica.

El resultado de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias no es reversible.

#DiarioCafayate