fbpx

Campaña violenta en Cafayate

campaña política violenta en cafayate con rotura de carteles de candidato Sebastián Casimiro Salta Nos Une

Varios carteles del candidato a intendente por Cafayate, Sebastián Casimiro, del Frente Romero+Olmedo, Salta Nos Une, fueron destruidos ésta semana. La sospecha apunta a los opositores que podrían estar ligados a las filas del oficialismo.

Casualmente los carteles del diputado provincial por Cafayate, Casimiro, aparecieron destruidos luego de que se colgaran los del actual intendente, Fernando Almeda. Los ataques a candidatos y propaganda, han tomado un rol protagónico.

La semana pasada fue herido de gravedad un ex concejal del Partido Renovador. Carlos Marín fue apedreado y tiroteado por pegatineros en la Ciudad de Salta y la denuncia implica a miembros de la custodia del actual gobernador Juan Manuel Urtubey.

Desde el sector del gobierno, tanto municipal como provincial, no salieron a repudiar los actos vandálicos; tampoco se iniciaron investigaciones para determinar quiénes pudieron ser los responsables.

Otro acontecimiento tuvo lugar el fin de semana, también en la Capital. Miembros de la Juventud JuCaRo, del candidato a gobernador por Salta, Juan Carlos Romero, fueron agredidos por personas señaladas como “gente de Urtubey”

Los dos jóvenes presentaron heridas de gravedad, ambos debieron ser trasladados al hospital. El primero por desfiguración de rostro y el segundo por politraumatismo craneano. Los militantes se encontraban promocionando en el Parque San Martín, el Plan Mi Casa Propia.

En Cafayate el clima político es tenso desde algunos núcleos del sector oficialista. Existen precandidatos que realizan acusaciones infundadas e improbables en las radios y televisión, promoviendo la violencia social en época de campaña.

Los niveles de violencia aumentaron en el último tiempo por varias razones: La primera tiene que ver con la falta de madurez de algunos líderes que envalentonan a la militancia a chocar como si las elecciones democráticas se trataran de una guerra.

La segunda de la razones está relacionada con jóvenes a las que se les da participación política y bajo la necesidad se los utiliza a cambio de planes y beneficios sociales, para delinquir. Dirigentes, periodistas y actores de la sociedad civil recibieron intimidaciones en las últimas tres semanas.

De la Redacción de Diario Cafayate