Política Septiembre 10, 2015

Casimiro se afirma en el peronismo

Sebastián Casimiro diputado provincial por Cafayate

Con espacio para legislar en la Cámara, el diputado provincial por Cafayate, Sebastián Casimiro, recupera terreno dentro del peronismo. Desde el Frente para la Victoria (FpV) y el Partido Justicialista (PJ) definen políticas antes de las elecciones nacionales del 25 de octubre.

Tras el estallido de la crisis del sector del agro salteño y el apoyo de los legisladores, en su mayoría de la oposición, los oficialistas no tardaron en encolumnarse tras los anuncios del Gobernador, Juan Manuel Urtubey, quien reconoció la situación de quebranto del sector productivo.

Mientras tanto, el peronismo crítico de las políticas económicas del gobierno nacional, que se mantuvo firme durante los últimos dos años, logró captar la atención de los oficialistas. Actualmente, la toma de decisiones en el recinto, es afín a los justicialistas y opositores al FpV.

La división interna en la Cámara, se dio entre quienes abrazaban la posición del kirchnerismo duro, que pretendía la candidatura de Florencio Randazzo y los que aceptaron a Scioli antes de la definición de la fórmula única.

Sebastián Casimiro se ubicó siempre en la concordia; en el mandato peronista de que el que gana manda y el que pierde acompaña, sin abandonar sus principios y convicciones, logrando su oposición desde la fundación política.

Esa política mantuvo a Casimiro ocupado en ejes fundamentales, por los que trabajó lejos de las especulaciones partidarias. Educación, salud y trabajo, como desarrollo de políticas públicas integrales.

Los oficialistas intentan reconfigurar su destino político y seguir los pasos de Urtubey, artificie de la campaña de la fórmula Scioli – Zannini, del FpV, un tanto desorientados por la falta de diálogo y de cintura política.

El kirchnerismo o cristinismo salteño, deberá adaptarse a la continuidad, en caso que el sciolismo triunfe en las elecciones generales. Y, detrás de todo el arquetipo político, se encuentra el urtubeycismo que gobernará la provincia desde el Grand Bourg, pensando en la Casa Rosada.

Finalmente, Casimiro triunfa desde el Partido Justicialista, con el aire del romerismo, sin haber interferido en los verdaderos intereses que posee la Provincia de Salta, durante los doce años de gobierno del Frente para la Victoria.

De la Redacción de Diario Cafayate