Sociedad Septiembre 27, 2015

El centro de jubilados presentó un taller de nutrición

Exposción de Taller de Nutrición Centro de Jubilados Cafayate

La iniciativa es una invitación a los encuentros saludables que coordina la nutricionista, Claudia Martínez, sobre las buenas prácticas en la manipulación de alimentos y las necesidades alimenticias de la sociedad.

Durante la semana del jubilado se llevaron a cabo actividades referidas a la alimentación y nutrición, desde el Centro de Jubilados Monseñor Diego y el Hogar de Ancianos Padre Ismael Sueldo y el sábado se ofreció una degustación en la Plaza Principal de Cafayate.

El objetivo del taller es brindar información a la sociedad para conocer, cómo están formados los alimentos, las diferencias entre alimentación y nutrición y los distintos grupos que componen a éstos. También, las recomendaciones para cuidar la salud y prevenir enfermedades.

La nutricionista Claudia Martínez, explicó que la alimentación es el acto de incorporar al cuerpo alimentos e ingerirlos, mientras que la nutrición es el conjunto de mecanismos que ocurre en el cuerpo para transformar y utilizar las sustancias contenidas en los alimentos.

Martínez agregó que para lograr una alimentación saludable, la clave está en la variedad de alimentos en las proporciones adecuadas para tener en cuenta los hidratos de carbono, proteínas y minerales, vitaminas y grasas.

Los alimentos se agrupan en carnes, lácteos, aceites y grasas, frutas y hortalizas, huevos y productos farináceos. El consumo de éstos debe estar sujeto al conocimiento de las características particulares de cada uno, según el organismo de la persona que los vaya a consumir.

Las carnes pueden ser de naturaleza vacuna, aviar, porcina y pescados, entre las principales. Se recomienda comer una amplia variedad de carnes rojas y blancas, retirando la grasa visible, ya que aportan gran cantidad de proteínas, Hierro y Vitamina B.

En el caso de los lácteos, como leche, yogurt y quesos, es aconsejable consumirlos a diario en todas las edades porque suministran Calcio, Vitamina A y proteínas de muy buena calidad. Su uso en embarazadas, niños y ancianos, es indispensable.

Los aceites crudos son recomendables para preparar las comidas evitando el uso de grasas, ya que las saturadas y trans, atentan directamente contra la salud cardiovascular y aumentan la posibilidad de padecer obesidad.

Las frutas y hortalizas deben ingerirse a diario, ya que aportan vitaminas, minerales, fibra y agua. Lo aconsejable es incorporar todos los tipos y colores y en caso de requieran preparación o cocción, no alterarlas y evitar así la pérdida de nutrientes.

Los huevos aportan al organismo proteínas, grasas, vitaminas y minerales y los productos farináceos, como el pan, cereales, harinas, féculas y legumbres, representan los hidratos de carbono, complejos y fibra, necesarios para el organismo.

Las buenas prácticas de manipulación de alimentos comienzan por la limpieza de los mismos y su cocina, la separación, y cocción a la temperatura adecuada. Estas reglas básicas permiten evitar enfermedades en el organismo.

Es importante tener en cuenta los locales en donde se adquieren los alimentos. Los mismos deben estar limpios y ordenados; su personal, uniformado e higienizado; y los productos almacenados, refrigerados o congelados, según corresponda.

De la Redacción de Diario Cafayate