fbpx

Empleados de Centro Valle advirtieron que habrá consecuencias

Centro preventivo para el tratamiento de las adicciones Valle de Cafayate

Los empleados de Centro Valle recibieron una carta documento en la que se les comunicaba la recisión de todos sus servicios y la ruptura por parte de la Municipalidad de Cafayate, con el Ministerio de Derechos Humanos.

La Secretaria de Gobierno, Emilia Camacho, firmó el viernes la notificación para comunicar a los empleados, la recisión de todos los servicios, avalada por el intendente, Fernando Almeda, como responsable del cierre del centro preventivo para las adicciones, Valle.

“Seguimos con las manifestaciones y vamos a continuar, recibimos las notificaciones y hoy no se nos informó nada más. Desde la Secretaría de Prevención y Abordaje Integral de Adicciones, Martín Teruel, siempre mantuvo la misma posición; de que debíamos delegar toda la responsabilidad en la Municipalidad”, dijo Cintia, empleada de Centro Valle.

Tras asesorarse legalmente, los trabajadores de Valle entendieron que deben remitir sus reclamos al Ejecutivo de Cafayate. También que desde el Centro de Integración Comunitario (CIC), plantean junto con la Secretaría de Adicciones, nuclear todas las actividades, allí.

“A pesar de que nos dijeron que nosotros no nos ponemos la camiseta del intendente, deben entender que somos ajenos a los juegos políticos. No nos interesa quién anda con quién. Somos un centro para la prevención y tratamiento de las adicciones, no una bandera política ¿Qué esperan que les respondamos?, explicó Cintia.

Hace un mes los empleados del centro preventivo para las adicciones de Cafayate, Valle, comenzaron una serie de reclamos que se trasladaron hasta el gobierno de Salta. Sin respuestas de la Municipalidad y los Ministerios de Salud y Derechos Humanos, endurecieron los reclamos hasta movilizarse todos los días. Hoy se plegaron a los trabajadores de ATE en San Carlos.

Actualmente el Centro Valle se encuentra cerrado. Las instancias de negociación están prácticamente agotadas, ya que desde el Ministerio de Salud y el de Derechos Humanos, les informaron que debían buscar una solución al conflicto laboral, en la Municipalidad de Cafayate. Sin embargo, el Ejecutivo local les informó que era una responsabilidad ministerial.

Los trabajadores de la salud advirtieron que el posible cierre total de la Institución traerá consecuencias negativas para el Municipio. Además, señalaron que decenas de chicos, adolescentes y adultos quedarán sin cobertura para el tratamiento de las adicciones y sus familias sin ningún tipo de contención.

De la Redacción de Diario Cafayate