Sociedad Diciembre 5, 2015

Charly Alberti y el cambio climático

Charly Alberti baterista Soda Stereo Revolución 21

El baterista de Soda Stereo y fundador de Revolución 21, expresó que “estamos dejando un desastre para las futuras generaciones”. Entrevistado por la periodista, Carolina Amoroso, Charly Alberti adelantó que las causas ambientales son las últimas en recibir cantidad de donaciones, a nivel mundial.

Carlos Alberto Ficicchia Gigliotti, más conocido como Charly Alberti, es fundador de Revolución 21 (R-21), para difundir la crisis ambiental global, aprovechando su capacidad para alcanzar a millones de personas, en Latinoamérica, principalmente.

“No estoy aceptando dinero, prefiero el acompañamiento de la gente. Igualmente, se hace muy difícil. Sin medio ambiente, sin un planeta donde vivir, no tenes donde ejercer nada”, reflexionó Alberti, de Revolución 21.

“No pensar en el medio ambiente es suicidarse”, advirtió Alberti, durante una nota. Para el baterista de Soda, la conciencia por el medio ambiente es algo que tiene que ver con una educación desde la niñez; el acercamiento al entorno, animal y vegetal.

Charly Alberti refuerza la idea del poder del individuo, frente al cambio climático, que comienza por comprender, la multiplicación de las acciones personales, por la cantidad de habitantes que viven en el mundo.

“Éste problema no lo genera una sola empresa o un solo gobierno, si no la multiplicación de pequeñas acciones; si vos estuvieras solo en el mundo, seguramente podrías hacer lo que querés”, advirtió Alberti.

Para 2050 se calcula que la población mundial superará los 9 mil millones de habitantes, y que la humanidad está sobrepasando todos los límites posibles de la tierra, en cuanto a su recuperación, mientras que se están consumiendo un planeta y medio de recursos por año.

Es decir, que el déficit ambiental es de medio planeta por año. “Si nosotros entendemos que nuestras acciones multiplicadas por millones de personas, generan el gran problema, la solución parte desde el mismo lugar”, graficó el fundador de Revolución 21.

“No hace falta volver a la época de las cavernas ni modificar drásticamente nuestras vidas, sino exigir a nuestros gobernantes y a nuestras empresas; unos para que generen las leyes correspondientes y los otros para que no nos maten para vendernos un mísero producto”, finalizó.

De la Redacción de Diario Cafayate