Economía Junio 29, 2015

La implementación de un colectivo generó cruces con los remises y taxis

Nuevo colectivo urbano en Cafayate

Hace menos de un mes comenzó a circular en Cafayate un colectivo con capacidad para transportar a 40 pasajeros. El beneficio se extiende a los alumnos de todas las escuelas y tiene una tarifa plana de $ 5 por persona.

El servicio de colectivo realiza dos recorridos diarios, pertenece a un privado y cuenta con el aval de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT). La nueva modalidad de transporte generó rechazo por parte de los trabajadores de taxis y remises.

Los choferes de autos particulares pertenecen al Servicio de Pasajeros de Transporte Único Municipal (SePTUM), que tras 16 ordenanzas logró organizarse desde el Concejo Deliberante y Poder Ejecutivo.

Algunos choferes y dueños de remiserías opinaron que la permisión de un sistema de transporte masivo, en una ciudad pequeña de población centralizada, afecta directamente sus intereses económicos y exigieron la intervención de las autoridades.

Pero, la dificultad ante el reclamo, reside en que el Intendente de Cafayate, Fernando Almeda, no tiene injerencia alguna sobre tal actividad, ya que el colectivo funciona desde una empresa privada que brinda un servicio de transporte.

La última actualización de las tarifas de taxis y remises, se dio tras un fuerte reclamo del sector, y se fijó en $ 12 el importe mínimo y un excedente del 8,34 por ciento para los viajes que se realizan entre las 0 y las 6.

La discusión gira en torno a los costos que insume para un estudiante viajar ida y vuelta hasta la escuela. En un taxi o remis una persona sola gastará un mínimo de $ 13; en colectivo $ 10. Pero si el viaje es compartido, entonces, cuatro personas gastarán ida y vuelta $ 6,5.

Sin embargo, la organización resulta problemática en algunos casos, ya que el denominado sistema de pool, en el cual varias personas toman un mismo vehículo y comparten los gastos, no se da con frecuencia.

De la Redacción de Diario Cafayate