Cultura Agosto 18, 2016

El Colegio Nuestra Señora de Pentecostés homenajeó al General San Martín

Colegio Nuestra Señora de Pentecostés Cafayate

Las autoridades, docentes y alumnos del nivel inicial y primer ciclo del Colegio Nuestra Señora de Pentecostés, oficiaron un homenaje para conmemorar el aniversario del paso a la inmortalidad del General Don José de San Martín, a través de un acto escolar.

El pulso de la nacionalidad, la bandera azul y blanca y la independencia, importaron los ejes centrales para simbolizar, en sentimiento, el homenaje al General Don José de San Martín, a 166 años de su fallecimiento.

Previo al ingreso de las banderas de la República Argentina y Provincia de Salta, se recordó al Prócer como el héroe que murió lejos de la patria que tanto amaba y por la que lucho para lograr su independencia.

La historia describe en la anécdota el camino de los soldados que debieron soportar temperaturas heladas, mientras perdían su transporte y provisiones, y la tarde en la que San Martín, con ánimo de alentar su espíritu, ordenó cantar el Himno Nacional.

La docente de la sala de cinco años del nivel inicial, María Virginia Zuleta, dedicó un concepto para venerar al General José de San Martín, a quien consideró como el genio gigante que aseguró la liberación de América:

“A los 166 años de su desaparición física, continúa vigente, presente y como un digno modelo de ser imitado.

Sus ideales de unidad americana, hoy más que nunca necesarios para el crecimiento de América:

-El amor a la Patria, la entrega y el desapego a las cosas materiales.

-Su mente rápida y la palabra justa.

-La dedicación, voluntad y la responsabilidad puesta de manifiesto en sus acciones, son guías para todo aquel que quiera llegar a convertirse en un hombre de bien, servidor de sus semejantes y constructor de un país libre y en el que impere la igualdad.

San Martín, prohombre americano, es una figura que parece crecer con el paso de los tiempos.

Su hazaña mayor es sin duda el cruce de la cordillera de Los Andes, con su pobre salud y escasos medios.

Pero hay una hazaña mayor que hace de la vida misma del prócer y que permanece inamovible como las estatuas que lo muestran decidido y valiente, señalando hacia Los Andes majestuosos:

La calidad humana, la modestia y el trato igualitario dispensado a todos como la marca sanmartiniana que impera en nuestra memoria. El recuerdo de sus acciones es imperecedero.

Las estatuas de bronce podrán convertirse en polvo. Sus huesos serán nada. Quedará de él solo lo que es inmortal: El alma heroica y el hombre de bien.

San Martín fue un gran hombre de nuestra patria a la que sirvió con abnegación, dando ejemplo de valentía; por ello y mucho más, que quede en nuestra memoria: un grito a viva voz: ´Que viva el General Don José de San Martín, el Padre de la Patria´”.

Tras la alocución de la docente del Colegio Nuestra Señora de Pentecostés de Cafayate, se llevaron a cabo seis números artísticos de importante valoración histórica, cultural y educativa, como cierre del acto en homenaje a San Martín.

Simón Rodríguez interpretó la canción de la música litoraleña del folklore argentino, “Merceditas”, del autor y compositor entrerriano, Ramón Sixto Ríos y los alumnos del primer ciclo, a cargo de la docente Adriana Bravo, dedicaron una poesía a San Martín.

Los alumnos de la sala de cuatro y cinco años del nivel inicial, interpretaron la marcha hacia la lucha por la patria junto a San Martín y recordaron las Máximas que el Prócer le legó a su hija Merceditas antes de morir.

Para finalizar, el acto fue decorado con un baile acoplado al chamamé José Correntino, para cantarle al General Don José de San Martín, quien nació en las Misiones Jesuíticas, hoy Provincia de Corrientes, y la interpretación de la canción, “kilómetro 11”, por Walter Guerra y Roque Zuleta.

De la Redacción de Diario Cafayate