Concejales enfrentados por entendimiento de poder

Guantay, Cayata, Avellaneda y Guzmán, concejo deliberante de Cafayate

Cafayate | Concejo Deliberante | Política – La presentación de un proyecto de resolución para la modificación de la duración y elección del presidente del Concejo Deliberante, accionó una disputa política entre dos grupos de legisladores.

El conjunto que aspira a la transformación de la forma y el tiempo de la presidencia del poder legislativo municipal, está integrado por los coautores del proyecto para la modificación del reglamento interno: René Condorí, Jorge Guantay, Facundo Guzmán y Adrián Torres.

La idea de esos legisladores es, que el presidente y los vice presidentes sean elegidos por el voto de 4 concejales, que la duración de sus funciones sea mínima de 3 meses y que una vez cumplido ese tiempo los integrantes del cuerpo puedan llamar a elecciones.

Por el contrario, el conjunto de concejales que se opone a la transición del artículo 35 del Reglamento Interno, está integrado por Cristian Avellaneda, Patricia Castro y Lucas Cayata.

La discusión política es entre los legisladores que están a favor, de que la presidencia pueda ser ejercida por todos los integrantes del Concejo Deliberante, y los que no

Sí Condorí, Guantay, Guzmán y Torres consiguen modificar el artículo 35 del Regalmento Interno, los siete integrantes del Concejo Deliberante tendrán posibilidad de ser elegidos presidente. Por ende, todos poseerán atribuciones para designar a los miembros de las comisiones y dirigir los asuntos y las discusiones.

Y, en oposición a la modificación del reglamento, Avellaneda, Castro y Cayata evidencian su problema con el «entendimineto del poder» (con su acumulación, formación y percepeción).

Avellaneda hizo alusión a la molestia que le ocasionarían los cambios y se opuso sin siquiera entender las modificaciones, Castro alegó que si existiera una variación debería ser total (eso a pesar de haber sido ella quien alteró el sistema de asistencias de forma intencional) y Cayata agredió a sus colegas opositores durante una entrevista en un emisora de radio local.

Es evidente, que para los tres concejales opsitores el poder puede tener una «valencia moral negativa» y que es «inherentemente maquiavélico». Sin embago, el poder no es ni bueno ni malo, porque el resultado de su aplicación radica en la intención y depende de quien lo practica.

Diario Cafayate