Política Diciembre 18, 2019

Conflicto de intereses involucra a concejales de Cafayate

Cafayate | Concejo Deliberante – El escandaloso tratamiento de las normas que rigen la prohibición del uso de pirotecnia, por parte de los legisladores cafayateños, descubrió un potencial conflicto de intereses que involucra a los legisladores, Cristian Avellaneda y Jorge Guantay.

Impacto Multimedios notó que integrantes del grupo de comerciantes que se oponen a la pirotecnia cero, son familiares de dos miembros del Concejo Deliberante, y que en caso de una confrontación entre el deber público y privado, incurrirían en un conflicto de intereses.

La ética recomienda actuar con criterio preventivo, y reconocer públicamente que una situación dada puede presentar un potencial conflicto de intereses, y sugiere abstenerse de dar juicio, opinión o posicionamiento ante tal situación.

Como ambos concejales poseen un parentesco por consanguinidad dentro del cuarto y segundo grado, tienen el deber de abstenerse de intervenir.


Cristian Avellaneda se manifestó a favor de la pirotecnia cero y Jorge Guantay no formuló una declaración pública al respecto


Uno y otro están obligados a fundar sus actos y mostrar la mayor transparencia en las decisiones adoptadas sin restringir información y abstenerse de permitir su uso en beneficio de intereses privados.

Y como el tratamiento de la ordenanza pirotecnia sonora cero es un incidente publicitado, con acusaciones de proceder incorrecto hacia concejales e inmoralidad para los comerciantes, la opinión pública manifestó su desconfianza.

Es que una porción de la sociedad cafayateña, que respalda a las asociaciones pro derechos, señala que los integrantes del Concejo Deliberante respaldan la legislación, que impide la ordenanza pirotecnia cero, con esencia tecnocrática.

Casualmente, la legisladora saliente, Rita Guevara, testimonió que los medios utilizados para impedir la sanción de la ordenanza pirotecnia cero, fueron aprovechados por los legisladores de forma selectiva, ya que en ocasiones las modificaron mediante resoluciones. 


La concejal Patricia Castro acusó a Diario Cafayate de alterar la información


Es que para obstruir la promulgación de la norma, que prohíbe el uso de fuegos artificiales, los concejales, apelaron a la comisión de un error técnico en la modificación de la ordenanza original, que únicamente restringía la utilización de pirotecnia sonora.

Incluso, la concejal Castro llegó a argumentar su decisión con base en un error de tipeo que habrían cometido quienes redactaron el pedido de modificación de la ordenanza: 32, en lugar de 23, en referencia al número de la misma.

El escandaloso tratamiento de la norma en cuestión, reveló un anterior conflicto de intereses que involucró a un funcionario, quien asumió durante la precedente gestión del Concejo y que se hizo cargo en la actual.

El concejal Adrián Torres, presentó su renuncia a la presidencia de una cooperativa de la que continuó siendo socio activo, para que que los actos realizados sin su abstención no resultaren nulos.

 Diario Cafayate