República Junio 9, 2015

Las consecuencias del paro

Luis Barrionuevo Hugo Moyano Pablo Micheli paro nacional

Desde las 21 del lunes y durante toda la jornada del martes 9 de junio, el paro nacional convocado por los gremios opositores al gobierno nacional, tuvo un alto acatamiento. En el sector transporte de pasajeros y mercaderías el acatamiento fue cercano al 97 por ciento.

Además, sólo hubo partidas de vuelos con destinos internacionales, por lo que la plaza local quedó completamente paralizada. Las escuelas y colegios trabajaron de forma parcial, en cuanto a asistencia, ya que las mismas estaban justificadas para quienes vivieran a más de veinte cuadras.

Los recolectores de residuos, trenes, colectivos y subterráneos pararon sus actividades, también. En algunas provincias trabajaron únicamente los taxis y remises y las estaciones de servicio. Los bancarios no adhirieron por considerar su lucha propia, al margen.

El Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dijo que “el paro es político y que le impiden a la mayoría de los trabajadores, ir a trabajar”. Florencio Randazzo, Ministro de Transporte, opinó que con el paro “los sindicalistas le decretaron la prisión domiciliaria a millones de argentinos”.

El Secretario del Sindicato Camioneros, Hugo Moyano, dijo que “el paro fue contundente y que quedará en la historia de las páginas de lucha del país”. Agregó que se llevó a cabo “por las necesidades de los trabajadores”.

Por su parte el titular de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), Pablo Micheli, cuestionó que “haya casi 11 millones de personas con salarios por debajo de los 5.500 pesos y que ganan menos que una canasta básica”, “son trabajadores pobres”, evaluó.

En la Ciudad de Salta, debieron suspender intervenciones quirúrgicas programadas por la adhesión a la huelga. Además, en el microcentro hubo quejas de los comerciantes por la acumulación de basura y algunos fueron multados, a pesar de las advertencias del gobierno.

Rubén Barrios, presidente de la Cámara de Comercio de Salta, se refirió a cómo afecta la medida al sector en Salta y agregó que a pesar de esto los comercios abrieron sus puertas normalmente, aunque calculó pérdidas del 60 por ciento.

En Cafayate las empresas de colectivo no trabajaron, por lo que los viajes a Salta, Tucumán y Catamarca, debieron postergarse. Los taxis y remises cubrieron sus jornadas con normalidad. Hubo barrido y limpieza, aunque faltó la recolección por que los martes no circula regularmente.

De la Redacción de Diario Cafayate