Economía Diciembre 19, 2018

El contrato de distribución de vinos

Bodega de vino

Una importante categoría de participante externo relacionada con los establecimientos que elaboran o envasan vinos, es la de los distribuidores. A estos tradicionalmente se ha confiado la comercialización de los productos de origen vínico, que adquieren del bodeguero, para su reventa en el almacén de la esquina, vinerías, vinotecas, súper e hipermercado, wine shops, restaurantes y hoteles.

Debe señalarse que esa modalidad del distribuidor corresponde al de un empresario autónomo, que pone su propia empresa al servicio del empresario elaborador, asumiendo por su cuenta el riesgo consiguiente. De esta manera, el bodeguero llega a los consumidores sin tener que desarrollar una red propia de venta, concentrando su esfuerzo en la elaboración de vinos. Dos empresas jurídicamente independientes: una elabora y embasa vinos; la otra los distribuye. El distribuidor no es considerado un representante de la bodega elaboradora, ni podrá actuar ni comprometerse en su nombre. Actúa por su cuenta propia.

El Código de Comercio derogado no regulaba y tipificaba el contrato de distribución, tampoco lo hace el Nuevo Código Civil y Comercial. ¿Qué puede haber incidido para que finalmente en el nuevo se regulen otros contratos de colaboración empresaria (agencia, franquicia, concesión), pero no el de distribución? A mi juicio, puede haber influido en esa decisión, que ese contrato es uno de los más permeables a las nuevas ideas y a la mutación del sistema de comercialización de vinos. ¡Piénsese cómo enmarcarlo en plena recesión económica como la actual! Cuando los consumidores están reaccionando ante el uso malintencionado de las redes, las fake news y aumentos en el margen de ganancias, si no a través de acuerdos temporales con el Estado de moderación del margen de beneficios y más ventas promocionales, una mayor responsabilidad social, más código deontológico, más buenas prácticas, que refuercen su accionar.

¿Qué significa que no esté regulado y tipificado el contrato de distribución? Destaco lo siguiente que lo caracterizan: que las partes libremente están facultadas para precisar el contenido del contrato como lo vienen haciendo; que se le aplican las disposiciones del contrato de concesión al los contratos de distribución, en cuanto sean pertinentes; que en caso de diferencias entre las partes sobre si es o no pertinente la aplicación de las cláusula del contrato de concesión, serán los jueces los que diriman, teniendo en cuenta los usos y costumbres; que le son aplicables otras disposiciones aisladas, como por ejemplo, en la ley de defensa de los consumidores; que las transferencia de la propiedad al distribuidor del producto vínico se efectuará después del pago del precio del pedido; por último, que la rescisión unilateral abusiva del contrato puede dar lugar al reclamo de lucro cesante.

Valentín Francisco Ugarte – Abogado
Asociación Internacional de Juristas del Derecho de la Vid y del Vino