Sociedad Septiembre 5, 2016

Corte de energía en Cafayate

Corte energía EDESA Cafayate

Un corte total en el suministro eléctrico dejó sin energía a todos los barrios y parajes del Departamento Cafayate. Además, se extendió a otras regiones del Valle Calchaquí, desde el domingo a las 16.

Una línea de alta tensión, ubicada a 17 kilómetros de la estación eléctrica de Pampa Grande, sufrió un congelamiento y el peso del hielo sobre el conducto provocó la ruptura del mismo. El tramo transporta 132 mil kilowatts y abastece a la región oeste.

El arco de la línea, entre la estación transformadora de Pampa Grande y la Central de Cafayate, no se encuentra en un canal estrecho. Sin embargo, resulta dificultoso aumentar la tensión ya que debe tenerse en cuenta la temperatura y presión atmosférica.

Para contrarrestar los efectos del corte, la EDESA (Empresa Distribuidora de Electricidad de Salta) pone en funcionamiento la usina de Cafayate y así abastece a las zonas uno y dos, que se dividen a partir de las calles San Martín y Catamarca.

La instalación eléctrica posee capacidad para suministrar energía al 50 por ciento del pueblo y es por eso que se realizan cortes intermitentes, que se prolongan durante dos y cuatro horas, en cada sector. Mientras continúa el desperfecto no se brinda servicio de alumbrado público.

Desde la Oficina de Prensa y Relaciones Institucionales de Edesa, informaron que desde que se suscitó el corte trabajan en cuadrillas para solucionar el desperfecto y advirtieron que el mismo podría extenderse hasta le medianoche.

“La empresa construyó un camino para llegar de forma más fácil a uno de los picos de difícil acceso, que es el que se encuentra en uno de los vértices, a 3 mil metros de altura, aproximadamente”, informó Eduardo González, responsable de prensa de la compañía.

La combinación de la nieve húmeda y el viento intenso registrado durante el fin de semana, provocó formaciones de hielo, que al acumularse sobre los cables eléctricos originaron un sobrepeso difícil de calcular.

Cuando se corta un cable, se produce un efecto látigo. El cable no cae al suelo, sino que azota toda la instalación con fuerza, lo que produce nuevas roturas, y el efecto se propaga de una torre a otra, rompiéndose casi de forma simultánea los conductores y las torres en picada.

Cómo se produjo la ruptura

La nieve que cayó durante el fin de semana, muy húmeda, se fue depositando sobre los cables y luego se congeló. La nieve acumulada alcanzó un peso superior entre torre y torre.

El peso del hielo acabó por romper los cables por efecto temporal y estos cayeron al suelo desconectando la corriente y golpeando con fuerza el resto de las instalaciones.

De la Redacción de Diario Cafayate