«El Sancarleño» atenta contra los trabajadores

cuasimoneda | Salta – El intendente de San Carlos, Héctor Raúl Vargas, cargará un tercio del sueldo de los empleados municipales contratados, con una cuasimoneda a la que llamará «El Sancarleño», y los obligará a gastar el importe en comercios de la localidad.

Los negocios de San Carlos, únicos donde los trabajadores podrán destinar la tercera parte de sus haberes, utilizarán la regla de la primera cuasimoneda generada en Argentina, (tras la crisis por el coronavirus), para tener una clientela cautiva.

El costo financiero de la emisión del gobierno de San Carlos, que será subvencionado por los asalariados y comerciantes, le permitirá a la administración municipal sufragar los costos de su déficit fiscal y falta de liquidez.

El intendente, no informó el banco o institución que respaldará los valores de la deuda, que acreditarán a los empleados, ni los comercios asociados que la recibirán, por medio de tarjetas magnéticas que entregaran a los empleados.

Héctor Raúl Vargas improvisa la emisión de un déficit que la economía de San Carlos no puede afrontar

El poder municipal intentará colocar una deuda de $300.000 pesos, para pagar un tercio del sueldo de la planta de contratados, que como trabajadores precarizados en ocasiones ni siquiera gozan de un mínimo salario.

Las únicas cuasimonedas que han obtenido seguridad, son aquellas destinadas a pagar impuestos. Pero Vargas obvia que «El Sancarleño» deba lograr confianza ética, jerárquica y mimética y vuelca al consumo un volumen de dinero que no está respaldado en producción.

La confianza ética se basa en las demandas de la sociedad, la jerárquica por la fé que esta tiene en los bancos o instituciones que respaldan a las monedas y la metódica en el hecho de que si unos la aceptan otros también lo harán.

El intendente de San Carlos, asegura haber tomado «todos los recaudos», aunque no explica cuales, y dice que su decisión está respaldada en una «orientación contable y legal».

Diario Cafayate