Editorial Septiembre 20, 2015

Cuatro políticos que dominarán la esfera nacional

Mundo surreal Diario Cafayate

La posición del poder de algunos políticos se desvanece a pesar de su continuidad como altos funcionarios públicos con rol y toma de decisiones a nivel nacional e internacional. En la República Argentina se destacan cuatro nombres que dominarán la esfera política.

Macri, Romero, Scioli y Urtubey y la coincidencia que los pares pertenezcan a Buenos Aires y Salta. La integración social económica de cada provincia de la República Argentina la vuelve indispensable hacia las otras. Es decir, que el país no puede alcanzar su desarrollo si no es de manera integrada entre las 23 jurisdicciones.

A lo largo de los últimos 25 años, las combinaciones de liderazgo han ofrecido resultados que permitieron corregir políticas, en cuanto a los requerimientos que la sociedad adecuó. Los candidatos y funcionarios representan el signo y símbolo del anuncio del Siglo XXI. Dominarán aquellos que estén realmente preparados para hacerlo.

La trama socio política económica argentina, exige un liderazgo académico. Las competencias internacionales no soportan la innovación, especulación y/o improvisación. El mundo se ha puesto serio, exigente. Y las nuevas generaciones más progresistas, lejos de las militancias forzadas y más ambiciosas.

Por todos estos motivos es que la República Argentina viene persiguiendo la justicia social, en el afán de conquistar un mundo que le impone condiciones lógicas: para lograr la equidad se requieren serios sacrificios, aunque basta con una buena idea, conducción y compromiso que solo adeudará resultados.

Para entrar en el club mundial, ya no hace falta camarilla; una farsa que le costó, al intento de la Argentina moderna, decenas de miles de analgésicos. Integrar una verdadera cúpula global, tampoco requiere de tierras golosas y dadivosas. La membresía tiene una condición principal: El orden.

Hombres notables del mundo de antes, como Nicolás Macchiavello, lo explicaban siglos atrás. Y otros notables de la historia, como Domingo Faustino Sarmiento, lo replicaban. Revitalizar entonces a Macri, Romero, Scioli y Urtubey, resulta dificultoso para entablar un análisis concreto de como dominarán la esfera nacional.

Han sido gobierno y los resultados no se basan en los aspectos socio económico y cultural. Buenos Aires y Salta han crecido exponencialmente a la par de grandes ciudades del mundo, a partir de los niveles de liderazgo bien interpretados por el conjunto de la sociedad. Ambas provincias junto a sus capitales y principales ciudades, comienzan a custodiar el interés mundial.

Los líderes deberán solucionar problemas de base: bienestar, instrucción, necesidad y ocupación. Al menos si desean ser incorporados al club mundial. Uno de los jefes de estado más poderosos del planeta, se los confió; el propio Jorge Bergoglio, Papa Francisco I, tiene la profunda sabiduría para ilustrarlos acerca del orden.

Recuperar el atraso que significarán al menos cincuenta años de profundo sacrificio, podrían reconquistar la identidad occidental que supo conseguir la República Argentina, y con nombre propio involucrarse en la verdadera diversidad, aunque siempre con orden, única condición para ser parte del mundo.

De la Redacción de Diario Cafayate