Comerciante cafayateño cuestionó destino de dinero y mercadería secuestrada

Cafayate, La Ultima Pulperia, Miguel Dioli, Cafayate

Cafayate – El titular de la Última Pulpería, Miguel Ernesto Dioli, emitió una carta en la que cuestiona el destino de los bienes decomisados por las fuerzas de seguridad y las informaciones emitidas por los medios de comunicación.

En la misiva, Dioli discute el rol de la «justicia» y de la «prensa» y reclama «disipar la incógnita» para «saber el destino final» de los procesos de incautación.

El «pulpero», piensa que la «justicia» podría incurrir en fallos involuntarios causados por la falta de aplicación y que la «prensa» debería anoticiar el proceso completo.

Durante la cuarentena, el movimiento ilegal de dinero y mercadería en las rutas argentinas fue expuesto y las acciones militares y policiales permitieron el secuestro de caudales.

Sin embargo, el comerciante exhortó a las autoridades a «informar sobre este asunto» o a la prensa a «terminar la misión de informar» acerca del destino que se le otorga a los dineros y mercaderías que son decomisados.


Decomisar es apropiarse de una mercancía por estar prohíbida o porque se comercia con ella de manera ilegal. Proviene de la fusión de la expresión (dar por) de comiso, que designaba la pena por la que se perdía, se vendía o traficaba de manera ilícita


El decomiso procede cuando alguien posee un bien peligroso o que puede ser utilizado en forma peligrosa y también cuando se ha obtenido o utilizado en un delito. En el código penal argentino, está regulado en el artículo 23.

También, el decomiso es la privación, con carácter definitivo, de bienes por decisión de un tribunal o de otra autoridad.

Es por eso que el «pulpero», Miguel Ernesto Dioli, clama indefinidamente a uno de los cuatro poderes que precisamente pertence al del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos en el Registro Nacional de Bienes Secuestrados y Decomisados durante un proceso penal.

Su requerimiento, manifiesta «esa exigencia» establecida por la ley y la moral argentina.

La carta completa de Miguel Ernesto Dioli

«Hace semanas, ha sido de repercusión nacional, el secuestro de millones de pesos y dólares, en rutas nacionales en vehículos clandestinos. Es decir, de procedencia ilegal.

Así como estos, son noticia permanente los secuestros de cargamento de ropas, cigarrillos, hojas de coca y otras mercancías de contrabando o de procedencia ilegal.

Por supuesto, como corresponde todo queda en manos de la justicia y el paso del tiempo lo ubica en las huellas del olvido.

Ante esas circunstancias, el suscripto, como millones de argentinos quizás, quiere saber que destino final se le otorga a estas mercancías o dineros secuestrados.

¿Van para mitigar el pago de la deuda externa o alguna obra de beneficencia? ¿Ó dónde terminan? ¿Qué destino tienen materialmente? ¿Por qué la prensa deja inconclusa la noticia?

Logíco así la circunstancia genera interrogantes o preguntas sin respuestas.

Entonces, como buen argentino con sano criterio, quiero saber el destino final de estos procesos.

¿Alguna autoridad podrá informar sobre este asunto o la prensa terminar la misión de informar, para disipar la incógnita?

Será bueno para la justicia y para el sistema pilar de la democracia».

Diario Cafayate