Sociedad Febrero 14, 2017

Poemas en San Valentín

dia de san valentin enamorado amor amistad

La redacción de Diario Cafayate reunió tres de los poemas más sonados de la historia y los copiló para la celebración del día de San Valentín, en el que se elogian amistades y amoríos, como una costumbre occidental que alcanzó su remate en el siglo XX.

También incluyó tres definiciones insuficientes sobre amistad, amor y enamoramiento, según la noción fundamental de los académicos occidentales, que los notables adaptaron de las noticias de lo indoeuropeo.

Paralelamente eximió la reseña más breve de Valentín – conocido popularmente como San Valentín – para no publicitar demostraciones sobre el abecé de los códigos de seducción, si suma o resta trabajar con la pareja o cuáles son los cinco mejores regalos para el día señalado.

Amistad
Relación afectiva entre dos o más personas.

Amor
Sentimiento de vivo afecto hacia una persona o cosa a la que se le desea todo lo bueno.

Enamoramiento
Estado emocional producto de la alegría, en el cual una persona se siente poderosamente atraída por otra.

Valentín fue uno de los tres santos mártires católicos, que vivieron en la Roma antigua. La celebración era reconocida por la Iglesia cada 14 de febrero, hasta cuando el Concilio Vaticano II reorganizó el santoral y retiró su celebración, en 1969.

Sin embargo, en 2014, el papa Francisco I decidió participar en la celebración de San Valentín, en un intento por devolverle el sentido religioso a esta festividad surgida en principio para contrarrestar a las paganas lupercales.

Me gusta cuando callas (Pablo Neruda)

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
Déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

¿Qué es poesía? (Gustavo Adolfo Bécquer)

¿Qué es poesía? Dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul;
¿Qué es poesía…? ¿Y tú me lo preguntas?
¡Poesía… eres tú!

Hija del viento (Alejandra Pizarnik)

Han venido.
Invaden la sangre.
Huelen a plumas,
a carencias,
a llanto.
Pero tú alimentas al miedo
y a la soledad
como a dos animales pequeños
perdidos en el desierto.

Han venido
a incendiar la edad del sueño.
Un adiós es tu vida.
Pero tú te abrazas
como la serpiente loca de movimiento
que sólo se halla a sí misma
porque no hay nadie.

Tú lloras debajo del llanto,
tú abres el cofre de tus deseos
y eres más rica que la noche.

Pero hace tanta soledad
que las palabras se suicidan.

De la Redacción de Diario Cafayate