Economía Agosto 4, 2015

Inflación y crecimiento

Economía Argentina inflación y crecimiento

El traspaso de gobierno que se dará en la República Argentina, luego del 10 de diciembre de 2015, dejará ineludiblemente una herencia económica que se medirá como un nuevo desafío para el tratamiento de dos puntos clave: Inflación y crecimiento.

Existen mediciones privadas que indican que la inflación actual se aproximará al 25% anual, lo que muestra que el incremento en los precios de los bienes y servicios, ha disminuido notablemente. Para el gobierno, la cifra se acerca al 18%.

Según el Ministro de Economía, Axel Kicillof, desde el segundo semestre de éste año, las señales de crecimiento son categóricas. De hecho, ninguna consultora privada ha pronosticado que la Argentina pueda tener una caída del Producto Bruto Interno (PBI), en 2015.

La economía mundial se encuentra en un nivel de desaceleramiento general. Países como China y Estados Unidos, deberán afrontar una caída en sus niveles de crecimiento, aunque siempre con cifras positivas. No así, casos como Brasil, que obtendrá, hacia fin de año, dos puntos negativos.

Para el próximo gobierno, la herencia económica será similar a la actual y perdurará con condiciones similares hasta fines de 2016, siempre en un contexto complejo, aunque lejos del estancamiento.

La desaceleración inflacionaria, a la que las consultoras privadas le reconocieron una caída del 15%, abrirá el mayor de los enigmas: ¿Cuáles serán las medidas a seguir para no caer ajustes fiscales y monetarios, con apertura de la economía sin endeudamiento?

La inflación es el aumento generalizado y sostenido de los precios de los bienes y servicios existentes en el mercado durante un período de tiempo. Y, el crecimiento es el aumento del valor de bienes y servicios finales producidos por una economía en un determinado periodo.

Entonces, otro de los enigmas será encontrar el equilibrio entre la baja de los índices inflacionarios y el sostenimiento del crecimiento de la economía argentina para que ambos procesos no se contrapongan.

De la Redacción de Diario Cafayate