Economía Noviembre 17, 2015

Comprender la economía de Macri

Rogelio Frigerio Mauricio Macri Alfonso Prat Gay

El equipo económico de Cambiemos, que tiene como candidato a Mauricio Macri, presidente de la Nación, se dispone a combatir los siete males que aquejan a la República Argentina, tras diez años de modelo kirchnerista.

Inflación, crisis energética, cepo al dólar y pérdida de reservas, déficit fiscal y aumento del gasto público, debilitamiento del Banco Central y financiamiento vía emisión, déficit de infraestructura e inversión insuficiente y desconfianza generalizada; siete males que heredará el próximo gobierno.

Para combatir la inflación, fijarían la tasa de cambio del peso argentino, frente a las divisas fuertes, especialmente el dólar, reducirían los impuestos, y dejarían que la tasa de cambio flote según las fuerzas del mercado, entre tres y nueve meses.

La propuesta concreta frente a la crisis energética que propondría brindar a las familias carenciadas un block de consumo de 150 kilowatts por hora por mes, de forma gratuita, y reglamentaría los marcos regulatorios de los subsidios a las empresas prestadoras.

La liberación del cepo al dólar, se traduciría a la unificación del tipo de cambio y a congelaría el precio de la moneda estadounidense en un precio en pesos, menor al del blue. Para contrarrestar la pérdida de reservas, negociaría la deuda argentina para evitar que el país quiebre.

Para reducir déficit fiscal y gasto público, propondría equilibrar los gastos corrientes, de capital y de transferencia, manteniendo servicios públicos, salarios y bienes y la capacidad productiva y de infraestructura, asistiendo a los sectores que requieran capital.

Para evitar el debilitamiento del Banco Central y el financiamiento vía emisión, establecerían medidas en relación a los precios y el mercado de cambios y la posible emisión de títulos únicamente a corto plazo y evitaría el exceso de emisión de moneda.

Para contrarrestar el déficit de infraestructura e inversión insuficiente se invertiría más del 7 por ciento del Producto Bruto Interno, contra el 2,5 por ciento actual, que podría obtenerse gradualmente de las millonarias prestaciones a los agentes de globalización.

La República Argentina ha perdido la confianza de la mayoría de los países del mundo. Incluso, de sus socios inmediatos como China, Irán y Rusia, con quienes mantiene relaciones comerciales, aunque a un alto costo. La membresía mundial exige honrar los compromisos y definir posiciones.

De la Redacción de Diario Cafayate