Economía Mayo 8, 2018

La economía absorbe el target de turismo de Cafayate

Cafayate, turismo y hoteleria

La industria turística de Cafayate percibe el impacto de lo que significa un dólar en torno a los 20 pesos. Los empresarios del sector se hayan en una encrucijada: el ascenso y descenso del flujo de turistas locales y extranjeros.

Un dólar con la cotización actual supone turistas locales en el exterior y consumos en el extranjero, y turistas extranjeros con acceso a bienes y servicios más económicos en el interior. Cafayate tiene una captación de entre 14% y 18% de turismo foráneo.

El turismo como motor de la economía juega un rol clave, pero arroja un escenario de menor crecimiento. Frente a ese escenario el objetivo es sumar a Cafayate como un destino para viajantes de países extranjeros.

El retraso que tiene solo puede ser superado con un esfuerzo de los privados, a través de un salto en calidad de servicios y mayor productividad. Pero, la tendencia mundial de los bienes y servicios de bajo costo amenazan la estrategia.

La relación entre Nación, Provincia y Municipio es buena. Sin embargo, la discusión de la economía a nivel república desorienta al sector. Por un lado, la devaluación de la moneda, y,  por el otro, la ascendente inflación.

Algunos hoteles céntricos permanecen más de cuarenta y ocho horas sin ocupación. Los propietarios hablan de una caída de hasta 30% y destacan que los costos inflacionarios complican la situación.

La temporada baja representa un desafío para maximizar los ingresos de un hotel. Los empresarios buscan ofrecer tarifas especiales y descuentos para animar las reservas, a través de las principales plataformas de Internet.

El problema es que los servicios extra tienen un costo poco accesible y superar las expectativas de los turistas se torna dificultoso. Los hospedajes de Cafayate ofrecen servicios de calidad y no poseen margen para negociarlo.

Para sostener los inmuebles se requiere mayor actividad, porque los costos no se pueden trasladar a tarifas. Ni si quiera se puede pasar la suba salarial de los empleados. Mantener un hotel representa un gasto fijo.

A diferencia de otros sectores, el del turismo no es vertical. Más bien, posee una dimensión multidireccional con impacto en toda la economía. En la República Argentina, uno de cada cinco empleos es generado por esta industria.

Para generar un mayor movimiento de turistas, locales y extranjeros, la clave está en la promoción. Una correcta misión del negocio contempla la conquista de los principales operadores del mundo.

En ese sentido, la inversión en publicidad, tanto del arco público como del privado, ha sido insuficiente. Además, la falta de incorporación de tecnología ha sido en función de la promoción.

Cafayate es un destino familiar para los turistas locales y no para los extranjeros. Curiosamente, posee más clientes corporativos del exterior, que son los que menos confort y servicios exigen.

La coyuntura pone al sector ante la necesidad de rediseñar y variar la forma de comercializar, dar y ofrecer y definir a que mercado objetivo dirige sus acciones.

Un dólar en torno a los veinte pesos significa una posible salida de turistas locales y entrada de extranjeros. La presencia de unos y otros dentro del mercado de turismo de Cafayate, tiene una relación de cinco a uno, aproximadamente.