Economía Julio 21, 2015

El campo está muerto

Productores agropecuarios de Salta en la Ruta 9 durante una asamblea por la crisis del campo

Los productores agropecuarios salteños mantuvieron una reunión con el gobernador Juan Manuel Urtubey, para analizar los pedidos del sector tanto a nivel provincial como nacional. Uno de los integrantes de PROGRANO, Roberto Cha, dijo que “el campo está muerto y la crisis llegará pronto a las ciudades”.

Sin abandonar la asamblea en la ruta 9, representantes de distintos sectores del agro, se reunieron con las autoridades en el Grand Bourg. Los empresarios aseguraron que desde el gobierno provincial no lograban comprender la gravedad de la crisis por la que atraviesan los pequeños y medianos productores de Salta.

“Si no hay una ayuda importante del Estado nacional, directamente nosotros no podemos seguir sembrando; si no hay un cambio de la política macro y si no hay un apoyo financiero, nosotros estimamos que entre un 50% y un 60% de la superficie va a quedar sin sembrar en la próxima campaña”, explicó Cha, integrante de PROGRANO.

El reclamo directo es hacia el gobernador Urtubey, para que él mismo oficie de mediador entre Provincia y Nación. Los productores consideran que el campo está en una crisis terminal, ya que hace cuatro años reclaman la posibilidad de exportar cereales a Bolivia, sin tener que soportar los fletes a Rosario (Santa Fé). La tonelada de maíz vale $900; el flete $600.

“Tienen que hacer competitiva a la soja; con este tipo de cambio y precios internacionales, no soporta la presión impositiva que impone el Estado nacional”, aseguró Cha. Una hectárea de soja rinde 2,5 toneladas y pierde U$S 110 por la misma superficie; el gobierno retiene U$S 260, es decir que el productor absorbe una pérdida de U$S 150.

Los productores agropecuarios exigen una rápida respuesta por parte del gobierno nacional, ya que en los últimos diez años, el sector del campo aportó a las arcas del Estado más de 140 mil millones de dólares, tan sólo en retenciones y generó cientos de miles de puestos de trabajo, ubicándose como el tercer país de mayor producción de alimentos en el mundo.

De la Redacción de Diario Cafayate