fbpx

El Caso FIFA analizado por MZ Financial Consulting

FIFA Lavado de dinero

Diario Cafayate accedió a una investigación publicada por MZ Financial Consulting que tituló, en su espacio web mzfinancialconsulting.com, FIFA: Lavado de Dinero, Fraude y Corrupción. Del mismo se desprende una explicación preliminar con abordajes técnicos, aunque de fácil acceso para los principiantes.

La Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), basada en Zúrich y gobernada por leyes suizas, fue creada en el año 1904 y se encuentra compuesta por 209 países miembros divididos en 6 confederaciones (CAF – África, CONCACAF – América del Norte y Caribe, CONMEBOL – América del Sur, OFC – Oceanía, AFC – Asia y UEFA – Europa).

De acuerdo al Estatuto, entre sus objetivos se encuentran mejorar constantemente la práctica de futbol y promocionarlo globalmente resaltando valores culturales y humanos, organizar sus propias competencias internacionales, elaborar un marco regulatorio y asegurar su cumplimiento, controlar las distintas asociaciones de futbol con el fin de evitar incumplimientos respecto al marco regulatorio vigente y promocionar la integridad, la ética y el juego limpio.

Su estructura organizacional se compone de 11 directores, quienes conducen un equipo de 400 personas que conforman el Staff ubicado en Suiza. El mandato presidencial se extiende por 4 años y es elegido por todos sus miembros (naciones), debiendo obtener, al menos, las 2/3 partes del electorado.

En relación a sus finanzas, entre el año 2011 y 2014, ha obtenido un resultado positivo que asciende a USD 338M, donde el 72% de su facturación proviene de los contratos de TV y Marketing (4,100M) y el mismo porcentaje es destinado a la organización de eventos y su propio desarrollo.

Es interesante destacar la importancia que representan los ingresos por derechos y, en consecuencia, el escenario atractivo que genera para las actividades ilícitas. Los derechos televisivos de la Copa del Mundo de Brasil 2014 han alcanzado el 43% de los ingresos y los derechos de marketing de la misma competición han ascendido al 28% del total facturado.

Por cuestiones relacionadas al funcionamiento natural de la industria, existen innumerables razones que colocan al fútbol dentro de las actividades de alto riesgo en materia de lavado de dinero y corrupción. En primer lugar, el volumen financiero que conforman las diferentes asociaciones presenta un terreno sumamente acorde y atractivo para prácticas ilegales, donde, la rentabilidad potencial puede alcanzar niveles sumamente significativos – de acuerdo a diferentes estudios, el futbol se encuentra entre las 20 economías más importantes del mundo alcanzando entre 1,5% y 3% del PBI mundial – . En segundo lugar, la dificultad asociada a la valuación de los activos facilita la transformación del origen de los fondos – a modo de ejemplo, el valor de transferencia de un jugador o el costo de los derechos publicitarios o televisivos no poseen, en general, un parámetro que permita contrastar la razonabilidad de los mismos – Por otro lado, las estructuras asociadas al ejercicio del futbol se componen de un sinfín de intervinientes que, bajo la denominación de intermediarios, generan supuestas actividades adicionales que provocan valor agregado y multiplicación de los costos asociados.

En este caso, se esperaba que el último mundial de futbol generé un crecimiento del 2% del PBI brasileño junto con, propaganda mediante, un impacto positivo en la imagen política del gobierno vigente. Adicionalmente, y con el fin de graficar lo expuesto, el circuito establece la venta de derechos a compañías de marketing especialmente creadas para tal fin, las cuales, luego, ceden dichos derechos a las diferentes emisoras.

El día 27 de mayo, una acusación formal fue presentada en la Corte de Brooklyn contra 14 ejecutivos de la federación por delitos relacionados a lavado de dinero, fraude y asociación ilícita. La presentación fue efectuada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos y encuentra su raíz en la utilización de instituciones de dicho país para la canalización de fondos provenientes de dichas transgresiones. Bajo la aplicación de la ley RICO (Racketeer Influenced and Corrupt Organizations), y mediante la presentación de un informe de investigación elaborado por el Departamento de Justicia, 7 ejecutivos fueron detenidos y deberán afrontar, junto a otros, un proceso judicial que tiene consecuencias penales.

En dicha línea, Loretta Lynch, Fiscal General de los Estados Unidos, sostuvo que los funcionarios de la FIFA utilizaron su puesto para obtener dinero ilegal, señalando a la CONMEBOL y CONCACAF como principales involucrados en el cobro de USD 150M en sobornos para la cesión de los derechos a las diferentes compañías de marketing deportivo.

La investigación expresa la ejecución de tales prácticas desde el año 1991, confirmando que innumerables generaciones han sido cómplices de las mismas.

En relación a lo expuesto, la investigación planteada resume las prácticas ilegales en la conformación de asociaciones ilícitas dentro del ámbito de la FIFA y a través de importantes miembros de la Institución que debían ejercer su actividad como responsables del otorgamiento de licencias en sociedad con las distintas Confederaciones, las cuales, establecían contactos con corporaciones – muchas de ellas sin actividad y creadas en paraísos fiscales – para establecer contratos espurios. Como contrapartida, los funcionarios de la Federación recibían beneficios económicos a través de las Confederaciones y las compañías cedían sus derechos a los medios de comunicación. Muchos de dichos pagos eran realizados a través de reiteradas transferencias entre distintas cuentas ubicadas en diferentes países con el fin de conformar un flujo financiero complejo que impida su identificación y otorgue carácter lícito a su origen.

Parte de las falencias identificadas en la estructura preventiva de la federación se encuentran asociadas a la falta de aplicación de políticas de anti soborno y corrupción tendientes a identificar incumplimientos asociados al pago de licencias, debilidades en la implementación de procesos de debida diligencia que permitan conocer a los proveedores (Know your Suppliers) y funcionamiento de un sistema de monitoreo interno que permita analizar los pagos efectuados en el ejercicio de la actividad. Sumado a ello, la creación de las “Shell Companies” no ha atravesado el procedimiento de identificación de últimos beneficiarios (UBO, por sus siglas en ingles) que hubiese permitido obtener información puntual de las estructuras accionarias de tales figuras.

En contraposición, y de acuerdo a la información suministrada por la FIFA, el Comité de Auditoria y Compliance ha ejecutado las tareas de control de riesgo, revisando los resultados financieros y los reportes de auditoria externa.

En conclusión, la investigación efectuada por el Departamento de Justicia pone de manifiesto la crítica situación que deberá afrontar la Federación Internacional de Futbol y parte de sus miembros en relación a la realización de mecanismos de lavado de dinero y corrupción, debiendo, entre otras cosas, otorgar un nuevo mensaje ejemplificador que inicio su camino en el sistema financiero y que parece haber adoptado una posición preponderante en la identificación y castigo sobre quienes ejecuten dichas prácticas.

De la Redacción de Diario Cafayate – http://mzfinancialconsulting.com/