Sociedad Agosto 8, 2016

El Obispo de Cafayate dijo que la economía no sólo tiene que ver con la plata

Obispo Cafayate José Demetrio Jiménez Sánchez Mariscal

Durante la noche de los festejos por la celebración del Día de San Cayetano, Santo Patrono del Pan y el Trabajo, el Obispo de Cafayate, José Demetrio Sánchez Mariscal, reflexionó sobre la obra del sagrado y la sociedad actual.

“San Cayetano es un Santo de los nuestros, era un hombre del pueblo, sencillo y humilde que se dedicó al cuidado de la vida en su estado más frágil; de los niños, los ancianos y los enfermos”, explicó el Obispo de Cafayate.

“Lo que podemos valorar de este Santo Patrono, que significa para nuestra vida, es “el pan que necesitamos para vivir dignamente, el trabajo que también necesitamos para desplegar nuestras mejores cualidades al servicio del bien común y la cercanía de Dios, a través de estas buenas personas que nos hacen patente y presente de la Providencia Divina”, continuó el prelado.

“Todos notamos que hay complejidades mucho más agudas que en otros tiempos; no sé si se corresponderán a un proceso de transición hacia una etapa mejor, pero en este momento hay situaciones muy problemáticas y muy difíciles entre nuestra gente, y se constata”, completó.

“Las cosas están muy caras; los alimentos, que son lo básico, han subido de precio también de modo desmesurado y las dificultades son para todos, pero muy particularmente para las personas que menos recursos tienen y quizás para estas personas que no tiene trabajo o que con el que tienen no les alcanza para llegar a fin de mes”, analizó el Obispo Demetrio Jiménez.

“Sigamos confiando en que Dios se hace cargo de nosotros, particularmente de los más humildes, y quiera Él que estemos entre las personas más humildes y sencillas, para el bien de todos. Debemos instar a las autoridades que rigen nuestra patria a que consideren que la economía tiene que ser un hecho social para que el pueblo progrese”, pidió el religioso.

“La economía no sólo tiene que ver con la plata sino que tiene que ver con el modo como las personas pueden vivir dignamente y, en ese sentido tenemos que agilizar y desarrollar y desplegar un concepto de economía más social que pecuniaria. Dios quiera que sea así y que trabajemos juntos para que tengamos el pan y el trabajo que necesitamos”, reivindicó el Obispo de Cafayate.

San Cayetano

Cayetano de Thiene fue beatificado el 8 de octubre de 1629 por el papa Urbano VIII y canonizado el 12 de abril de 1671 por el papa Clemente X.

La fiesta de san Cayetano es celebrada por la Iglesia católica el 7 de agosto.

Es patrón de los gestores administrativos, así como de las personas que buscan trabajo y los desempleados y es llamado “Padre de Providencia” o “Padre de la Providencia”.

De la Redacción de Diario Cafayate