República Diciembre 25, 2014

Muchas lágrimas en Navidad

Papa Franacisco I dijo que hay verdaderamente muchas lágrimas en esta Navidad

El papa Francisco advirtió hoy que “hay verdaderamente muchas lágrimas en esta Navidad” y clamó por los cristianos y otras minorías religiosas en Siria e Irak víctimas de la “persecución brutal” de los yihadistas del Estado Islámico.

En la tradicional bendición “Urbi et Orbi”, desde el balcón de la logia central de la basílica de San Pedro, el pontífice argentino hizo un recuento de las guerras en el mundo y se refirió al conflicto ruso-ucranio, a la epidemia de ébola principalmente en los países africanos y a los niños que sufren abusos y violencia.

“Verdaderamente hay muchas lágrimas en esta Navidad”, exclamó, por lo que deseó que la Navidad “cambie la indiferencia por cercanía y el rechazo por acogida, para que quienes ahora sufren puedan recibir las ayudas humanitarias necesarias para sobrevivir a la rigidez del invierno, regresar a sus países y vivir con dignidad”.

En su mensaje navideño ante decenas de miles de fieles que colmaron la plaza de San Pedro, Francisco le pidió a Jesucristo que “mire a los hermanas y hermanos de Irak y Siria que sufren una persecución brutal” por parte de los terroristas islámicos.

“Que la Navidad les traiga esperanza como a los numerosos desplazados y refugiados, niños, adultos y ancianos, de la región y del mundo entero”, sostuvo y recordó que “demasiadas personas son retenidas como rehenes o masacradas” en Nigeria por el grupo terrorista Boko Haram.

Al referirse al conflicto entre Rusia y Ucrania por la península de Crimea, rogó “para que puedan emprender un nuevo camino de confraternidad y salvación”.

“Que el poder de Cristo se haga oír en tantos corazones que sufren la guerra y la persecución”, rogó Francisco y agregó: “Que su fuerza redentora transforme la violencia en arados”.

El Papa rezó por “tantos niños víctimas de la violencia, objeto de tráfico ilícito y de la trata de personas en el mundo” y denunció que “demasiados” niños son “desplazados con motivo de las guerras y persecuciones, abusados y explotados bajo nuestros ojos y nuestro silencio cómplice”.

En una referencia al aborto, Francisco recordó a “los niños hoy muertos y maltratados, sea antes de ver la luz, privados del amor generoso de sus padres y sepultados en el egoísmo de una cultura que no ama la vida”.

“Aún hoy su silencio impotente grita bajo la espada de tantos Herodes, sobre su sangre sobrevuela hoy la sombra de los actuales Herodes”, graficó en alusión a quien ordenó a matar a todos los niños nacidos cuando nació Jesús.

En la única oportunidad en la que se salió del texto en italiano, el pontífice aludió a los “niños masacrados bajo los bombardeos, incluso donde nació el Hijo de Dios”.

El pontífice argentino también pidió a quienes tienen responsabilidades políticas “que se comprometan a superar contrastes mediante el diálogo y construir una convivencia duradera”.

El Papa llamó a la paz en África: “Pienso particularmente en Libia, Sudan del sur, la República Centroafricana y varias regiones del Congo”.

Francisco leyó y casi sin improvisar la tradicional bendición “a la ciudad y al mundo” y puso fin a la tradición de desear “Feliz Navidad” en varias idiomas.

De la Redacción de Diario Cafayate