Editorial Octubre 26, 2014

El peligro de los medios rentados

cafayate y salta medios de comunicación rentados sociedad interamericana de prensa

Ante el escenario de las elecciones en 2015, la prensa argentina se replantea la posibilidad de trabajar bajo el arquetipo de la pura libertad de expresión. Sin embargo, la presión de los sectores políticos convierte a la radio, tv y diarios, en la salvajada.

El termómetro con el que los medios miden el relato, es en algunas circunstancias, cuando menos, estúpido. Cadenas nacionales, coloquios empresariales y meetings políticos, obligan a traspasar la información dura sin capacidad de alcanzar la objetividad como un conjunto de subjetividades.

Dicen en las redacciones que ya no hay medios intocables; que lo exclusivo es lo mismo en todo el mundo. La tendencia a alimentar por encima de la obligación y el deber de informar plantea la ceremonia del adiós a muchos periodistas que dejaron ver su rostro con tendencia monetizada.

El 2015 ofrece una beligerancia peligrosa para los trabajadores de prensa. Las próximas elecciones serán en buena parte a base de publicaciones sangrientas. Y los integrantes de algunos partidos políticos y sus candidatos, posibles señores de la guerra de los medios de comunicación.

Hay premisas innegables: nadie resiste un archivo, el periodista actúa como un detective y el medio deberá proteger siempre al cronista. Sin embargo hoy los circuitos por donde circula gran parte de la información están en manos de empresarios ajenos a la pasión y el trabajo periodístico.

La opinión pública deberá comprender casi en estado de alerta que las noticias no serán lo que ven; si no lo que los ve. Y que la obsesión por los medios obedece al zapping del infinito cuarto poder que en el orden jerárquico se posiciona detrás de los ejecutivos.

Mientras la paz armada carga las plumas de tinta roja comienzan a asomar tres rostros temibles clasificados como actores, socios y accionistas. Mucha información que por seguridad está hoy alojada en la nube, precipitará sobre los medios como una tempestad.

La propuesta de los que trabajan con la ética en el ojal, es proteger a la prensa libre de la prensa rentada; de advertir las infracciones que los periodistas y medios alquilados puedan cometer; y ante los organismos que custodian la verdad, exponer a los francotiradores.

La Provincia de Salta oficiará como el desembarco en Normandía, una suerte de Día D, en el que por ser la primera en elegir autoridades, definirá el cambio y sentido de la guerra de los medios desde un libro y un contra libro que escriba la verdadera historia de los sucesos de la Argentina.

La falta de gestión de la nueva ley de medios de comunicación audiovisual, omitió varios puntos. Pero el más importante, es sin dudas el que señaló Marta Urtazun, Decana de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de La Pampa, “Sólo periodistas en los medios”.

Sintéticamente, la Dra. Urtazun se refirió a la imperante necesidad de que los medios sean ocupados sólo por periodistas matriculados. Y que su entorno de trabajo también este registrado en el mismo sentido.

La insistencia por la constitución del código periodístico contempla varios de los puntos que señaló la Decana de Universidad. Además en tiempos electorales las radios, tv y diarios, suelen colmarse de oportunistas rentados que ni si quiera tienen nociones sobre la ética y deontología profesional.

El Siglo XXI también dejó un valioso legado de periodistas que bajo el excentricismo, bregará por la salud de los políticos y empresarios, a fin de publicar noticias tan solo bajo el deber de informar a la sociedad, evitando la denominada pornografía mediática.

Los magazines son muchas veces una provocación a la indignación cultural. Conductores y panelistas ofreciendo interpretaciones sesgadas por la horrorosa cualidad de ser vendible como una cualidad del mercado.

Consumir equivale a tener pertenencia en la sociedad y en tiempos de balance, la opinión pública suele ser víctima de los saqueadores de la verdad que ocultan datos y omiten noticias para dar curso a los ataques sin un ápice de argumento.

La mala interpretación del oficio periodístico es creer que se puede proyectar un ataque a una gestión política sin más tesis que la disconformidad personal. Pero la antítesis se vale primero de la prueba y razonamiento y finalmente de la satisfacción individual o grupal.

Desde 2011 que la Sociedad Interamericana de Prensa logró un acuerdo confidencial con periodistas que fueron citados y convocados a prestar juramento para marcar la recuperación del oficio periodístico.

En la Argentina, más allá del núcleo duro que compone la SIP, aproximadamente 300 trabajadores de prensa forman parte en la actualidad del Comité de Periodismo Argentino, que establece la protección de los máximos estándares de la prensa nacional y sus actores.

Actualmente actúan doce integrantes por Provincia dentro de la República y han sido los principales responsables de evitar que la confrontación rebase los límites de la intimidad de las clases política, empresarial y social para el bienestar de la prensa y opinión pública en general.

Del editor de Diario Cafayate – De la Redacción de diariocafayate.com