Cultura Diciembre 28, 2016

El violinista en Cafayate

German Cano violinista Cafayate

Germán Cano es el violinista de Santa María que representa a la provincia de Salta y vive en Cafayate. Conquista los certámenes del Pre Cosquín y Pre Baradero y es convocado para la Fiesta de la Reina del Yokavil como solista instrumental.

Durante una entrevista en Radio Impacto, Germán Cano contó que participó de la Pre Serenata a Cafayate, aunque no fue preferido porque su categoría no existe en la selección de artistas para el escenario mayor.

Con un violín bien afinado, interpretó en vivo el tango, “La última copa”, de Francisco Canaro y Juan Andrés Caruso, “El gato de los cohetes, y “Chacarera de Belén”, siempre acompañado por el guitarrista, Roberto Carlos.

Cano comenzó a tocar el violín a los once años, de oído, con mucha práctica y dedicación, ya que no tuvo un profesor que lo guiara en toda su carrera musical. Logró conquistar el instrumento impulsado por su propia satisfacción.

“El violín llegó a mí de una manera rara; no es que yo lo haya buscado tampoco. Un amigo me comentó que estaba yendo a aprender y yo ni siquiera sabía lo que era el arco; fue un poco curioso”, contó Germán Cano.

“Es un sueño. Junto a mis compañeros músicos de Santa María vengo trabajando como solista hace cinco meses y tuvimos la suerte de grabar nuestro primer disco en un concurso que auspicia la vice gobernación de Catamarca”, completó.

El músico de veintitrés años asegura que no es fácil sacarle un sonido lindo al violín, y que para ello es necesario trabajarlo mucho. También que sintió la seguridad de que ese era su instrumento ni bien lo tuvo en sus manos.

“Como referencia a nivel nacional tengo a Néstor Garnica, por quién me siento sumamente influenciado, y Leandro Lovato. Y a nivel internacional, a David Garrett, que es un músico impresionante”, explicó Cano.

El músico argentino mencionó a Vanessa Mae, una de las mejores del mundo, y afirmó que la violinista singapurense está en un nivel superior en cuanto a técnica y calidad, al tiempo que definió su toque como algo milimétrico.

En el primer disco de Germán Cano existen dos temas propios y otros de la autoría de Néstor Garnica y de Leandro Lovato, aunque estilizados a la medida de su interpretación como solista, junto a una banda de músicos que lo acompaña.

“Tratamos de cambiarle algunas cosas. No es sencillo. No es fácil cambiar lo establecido porque conlleva muchos conocimientos musicales que tienen que ver con la armonía. Nuestra idea está concentrada en los cortes”, explicó Cano.

El disco de Germán Cano debió grabarse en cuatro días, cuando naturalmente, completar una obra tal puede demandar hasta seis meses. El violinista y los músicos traspasaron jornadas de doce horas diarias intercambiando instrumentos.

“En un principio pedí que me corrijan algunas cosas. Cuando me lo mandaron hubo puntos del masterizado al que sugerí correcciones. Siempre a nivel master. Es que entonces no se habían notado los detalles que pedía”, confió el artista.

Finalmente, el primer disco de Cano fue presentado y entregado al público frente a la Casa de Gobierno de Catamarca, junto a la gobernador de la provincia, Lucía Corpacci y su vice, Octavio Gutiérrez.

De la Redacción de Diario Cafayate